Cómo liberarse de las cosas sin sentimiento de culpa

Allá por finales de los 70 me embarqué en el proyecto de compartir vida con otra persona, vida y casa en común,  en nuestra primera cena, en la nueva casa, nuestra mesa improvisada fue una caja de cartón, desde entonces hasta hoy pasaron 40 años. Tiempo en el que se han ido acumulando muebles y recuerdos, muchos recuerdos en forma de cosas materiales. Atesoramos libros, discos, ropas, cuadros, fotos,  menaje, adornos de todo tipo, atesoramos un sin fin de “para una ocasión especial” o “puede serme útil algún día”. En cajas podemos encontrar cosas dispares: un primer zapato de nuestra hija, unas notas escolares, un mapa de París,  un móvil del cuaternario y miles de pequeñas cosas todas ellas con significado y emociones.

Pero ya cumplidos los 60 te das cuenta que las nuevas tecnologías hacen innecesarias esas cocas que atesorabas, hoy en el móvil puedes llevar un plano de París, miles de fotos en la nube  que te permite ver tus recuerdos en cualquier lugar. Esa gran enciclopedia comprada a plazos ya no es necesaria desde que el Sr. Google entró en nuestras vidas. Te das cuenta que  mucho de tus tesoros son superfluos, que ocupan espacio,que acumulan polvo, que alguien tendrá que deshacerse de ellos cuando no estemos, te das cuenta de que hay cosas que están ahí por el simple echo de que da  pereza tirarlas: ni para nosotros tiene valor. Las cosas no sólo ocupan espacio físico, sino también mental.

Hace algo más de un mes en una librería un título captó mi atención: “El arte de tirar”. Lo compré tras ojearlo, lo leí con avidez y me pareció muy útil para reflexionar sobre nuestros apegos, la autora trata sobre la resistencia psicológica que tenemos a liberarnos de nuestras cosas. Una oda al minimalismo que estoy tratando de poner en práctica y que recomiendo a aquellos que piensen que algo sobra en sus hogares.

“Tras un periodo de riqueza y acumulación, experimentado durante el boom de los años 60 y 70, los japoneses han vivido una fase de convulsión y alejamiento del consumismo, acompañada por la necesidad física de liberarse de los objetos inútiles que se amontonaban en sus minúsculas viviendas. Tirar cosas, sin embargo, se convierte en una operación complicada porque topa con la antigua costumbre de la reutilización. Así, cada vez que tiramos algo surge una vocecilla en nuestro interior que nos dice: «¡Qué derroche!».
En su obra, Nagisa Tatsumi analiza los mecanismos psicológicos de nuestra aversión a abandonar los objetos, nos ayuda a superar los sentimientos de culpa e ilustra los principios fundamentales que nos ayudan a ceder.”

Texto:Carmen

4 comentarios sobre “Cómo liberarse de las cosas sin sentimiento de culpa

  • el 20 de abril, 2017 a las 10:56
    Permalink

    Buen consejo, Carmen. Creo que me compraré el libro.
    Aunque lo más difícil será poner ese método en práctica.

  • el 20 de abril, 2017 a las 22:47
    Permalink

    O consello é bó, pero a min pásame que despois de desfacerme de algo, resulta que volve a facermefalta. Estes días estou buscando un soporte e nono atopo, e sei que tiña dous, e decateime que tiri os dous, e agora…a mercar outro. Tirar é fácil e algo así como vender; xa deixa de ser teu

  • el 23 de abril, 2017 a las 0:19
    Permalink

    Yo no acabo de ver claro eso del minimalismo y tirar. Prefiero dejar, hacer trueque, coleccionar. Enfin, mi mente aún no está preparada para tanto desprendimiento. Tengo cosas y cositas que quiero demasiado como para tirarlas. Pero es bueno racionalizar y no guardar todo, porque tampoco es sano

  • el 2 de mayo, 2017 a las 18:41
    Permalink

    Como dos o tres veces al año me surge la idea de ordenar el trastero (quiero decir desprenderme de ello) pero cuando comienzo… me planteo que todo sirve…
    Así que todo continúa igual.

Comentarios cerrados.