Como elaborar conservas de frutas y verduras

Como elaborar conservas de frutas y verduras.

En estos días de reclusión, os propongo hacer conservas de frutas y verduras de temporada, para disfrutar de ellas todo el año. Hacer conservas es muy divertido y, además, evitaremos que los alimentos frescos se echen a perder.
Tenemos que considerar que se encuentren en las mejores condiciones: ni demasiado maduras, ni demasiado verdes, o con golpes. Debemos de lavar correctamente las frutas y verduras para poder pelarlas, picarlas, y disponerlas para la preparación de la conserva.

La higiene también es fundamental, por lo que vigilaremos los utensilios que se utilicen, (Cuchillo, tabla, cazuela…) y tendremos las manos limpias. ¡¡Bueno en eso ahora somos expertos¡¡
En cuanto a los botes, los de cristal con tapa de rosca son los más adecuados, y deben estar completamente limpios. Para ello los esterilizaremos hirviéndolos durante 15 minutos, luego los escurriremos bien. Además, trataremos de no tocar el interior de los botes.

Botes de cristal

Cuando rellenemos los botes, debemos cerrarlos bien e introducirlos en una cazuela al baño maría durante 30 minutos. De este modo, se esterilizan y se conservan al vacío, manteniéndose en buen estado durante un año. Debemos guardarlos en un lugar fresco, seco y alejado de la luz. Una vez abiertos, debemos conservarlos en el frigorífico durante un máximo de 7 días.
Por último, no debemos olvidar etiquetar cada bote indicando qué tipo de producto es y la fecha de envasado.

Consejos y recetas de conservas caseras de frutas
Para conservar tus frutas y disfrutarlas todo el año, os proponemos varias opciones de conservas caseras: de mermeladas, o conservas en almíbar. Probablemente, la conserva más conocida sea la mermelada ya que es frecuente consumirla en el desayuno o  acompañando quesos o yogur.

Es conveniente hacer las mermeladas en cazuelas de acero inoxidable, y suficientemente holgadas para que al hervir, no se derrame la mermelada.

No pasarse de azúcar para que no cristalice.

Una vez hecha, conviene dejar que entibie antes de pasarla a tarros de cristal previamente hervidos.

Al verter la mermelada no tiene que quedar aire; para ello daremos unos pequeños golpes al tarro para que se ajuste bien el contenido y los dejamos sin tapar y cubiertos hasta que se forme una película.

No olvidemos cerrar bien los tarros de la mermelada.

A continuación os dejo algunas recetas

Mermelada de naranja:
Pelamos 3 naranjas grandes sin la parte blanca ni las pepitas, 550 gramos de azúcar y el zumo de un limón.

En una olla cocemos durante 40 minutos a fuego lento la pulpa y la piel de la naranja removiendo de vez en cuando.

Añadimos el azúcar, el zumo de limón y cocemos 10 minutos más. Guardamos la mermelada en un tarro de cristal esterilizado y los ponemos a baño maría 30 minutos para envasar al vacío.

 

Tomate frito casero envasado para poderlo disfrutar todo el año.

Ingredientes:
6 kg tomates
Sal
Aceite
1 cebolla y media
Perejil
4 dientes ajo

Tomate frito envasado

Elaboración:
Lavamos los tomates y se trocean quitándoles el pedúnculo.

En una cazuela grande ponemos el aceite de oliva y los dientes de ajo. Cuando se doren los ajos los retiramos y añadimos los tomates troceados. Agregamos la cebolla en trozos, el perejil, y sal. Removemos.

Lo tendremos cociendo una hora y media aproximadamente removiendo de vez en cuando.

Una vez cocinado todo, lo pasamos por el pasapurés y lo iremos metiendo en frascos limpios. Verteremos una chorrito de aceite encima del tomate triturado en cada frasco y cerraremos fuertemente.

Colocaremos los frascos en una cazuela grande y los cubriremos de agua por encima de la tapa. Los hervimos durante 30 minutos.

De esta manera se nos conservará muchísimo tiempo.

 

Verduras en escabeche:

Ingredientes:
9 puerros baby, 5 champiñones, 5 tomates cherry, 4 dientes de ajo, 1 zanahoria, ¼ coliflor, ½ pimiento amarillo, ½ pimiento rojo, 1 cebolleta, 5 mini mazorcas de maíz cocidas, 4 pepinillos encurtidos, vinagre de Jerez, Aceite de oliva, 1 hoja de laurel, 1 ramita de romero, granos de pimienta negra.

Para su elaboración:
Cocemos en agua hirviendo la coliflor cortada en trozos, con la zanahoria cortada en rodajas y una hoja de laurel.

A continuación, incorporamos la cebolla troceada con los champiñones enteros. Salpimentamos, y cocemos todas las verduras unos 10 minutos.

Colamos las verduras y las maceramos en un bol con vinagre.

Después pasamos los pimientos, los puerros, el ajo, el romero y la pimienta por una sartén con aceite. Cocinamos todo durante 5 minutos a fuego lento.

Mezclamos las verduras maceradas con las de la sartén, retiramos la hoja de laurel y el romero. Agregamos a la mezcla las mazorcas de maíz, los pepinillos y las aceitunas.

El resultado final de la mezcla debemos guardarlo en un bote de cristal con un chorro de aceite en la nevera.

Al día siguiente, podremos servir estas verduras en escabeche a temperatura ambiente, como plato único o como guarnición.

 

Pimientos rojos en conserva:

Ingredientes:

1 Kg. de pimientos
Aceite
Sal

Elaboración:
Colocaremos los frascos en una cazuela grande y los cubriremos de agua por encima de la tapa. Los hervimos durante 30 minutos.

Mientras limpiamos bien los pimientos.

Forramos una bandeja de horno con papel de aluminio.

Precalentamos el horno a 180º

Ponemos los pimientos en la bandeja, echamos un chorrito de aceite por encima de ellos y los metemos en el horno. Con la bandeja a mitad de altura.

Los dejamos cocer en el horno durante unos 45 minutos aproximadamente.

Cuando pase el tiempo de cocción, retiramos la bandeja del horno y dejamos que se enfríen para pelar los pimientos.

Una vez tenemos los pimientos asados, preparamos la conserva:

Cortamos los pimientos a lo largo en tiras o según nos guste más.

Ponemos los pimientos en el bote de cristal procurando que no nos queden espacios vacíos, hasta llenar el bote, que nos queden 2 dedos hasta arriba sin llenar.

Una vez esté el bote lleno de pimientos, acabamos de rellenar, esos 2 dedos que nos faltan con aceite. Tapamos el bote bien fuerte, asegurándonos que queda cerrado herméticamente.

Ahora preparamos un baño maría para hacer el vacío, y poder conservar durante más tiempo los pimientos envasados.

Por último, ponemos una olla a hervir con agua, y colocamos los botes bien cerrados. El agua tiene que cubrir justo hasta donde empieza la tapa del bote. Dejamos hervir durante 30 minutos.

Sólo nos queda etiquetar los botes, poniendo su contenido y la fecha de elaboración.

Los botes deben guardarse en un lugar seco, resguardado de la luz y del calor. Pueden conservarse durante meses siguiendo las instrucciones.

Trucos:

El envasado

Las mermeladas se envasan de inmediato, todavía calientes. Para ello se utilizan tarros de vidrio. Los frascos deben estar perfectamente limpios. Se pueden lavar en el lavaplatos a temperatura máxima o hervirlos 10 minutos. Se dejan secar boca abajo sobre paños limpios o papel de cocina y no se deben llenar hasta que no estén completamente secos.

Los botes se llenan casi hasta arriba, se tapan inmediatamente y se giran, dejándolos enfriar completamente con la tapa hacia abajo. Como todas las conservas, se deberán guardar en sitio oscuro, fresco y seco.

La esterilización

Las mermeladas, confituras y jaleas en principio no necesitan esterilización, ya que el azúcar y el ácido que contienen actúan como conservantes. Sin embargo, si llevan poca proporción de azúcar o se van a guardar mucho tiempo se pueden esterilizar.

Para ello se colocan los botes bien tapados en una olla alta donde quepan sin tocarse. En el fondo se coloca un paño replegado para que no choquen entre sí al cocer. Se cubren con agua unos cuatro dedos por encima y se lleva a ebullición. A partir de este momento se cuentan 10 minutos antes de apagar el fuego y sacar los botes para que se enfríen cuanto antes, aunque teniendo cuidado con los cambios bruscos de temperatura que podrían romperlos.

 

La conservación

La mermelada de naranjas esterilizada como hemos visto antes, se puede conservar más de 1 año, por supuesto en los frascos sin abrir. Una vez abierta se conserva en la nevera y dura lo mismo que una mermelada comprada
Para que los botes queden totalmente esterilizados, tenemos que dejarlos hervir un mínimo de 45 minutos. Este tiempo es imprescindible. Incluiremos también los utensilios que necesitemos para el rellenado de los botes: pinzas, cubiertos o cucharas.

Debemos protegernos la mano con la que agarraremos los botes para su llenado, con un guante para horno.

Evitaremos tocar el interior de los botes así como sus tapas con las manos para no contaminarlos.

Al utilizar esta técnica aprovechamos que los botes están hirviendo y los pimientos recién salidos del horno, y no sería necesario un hervido posterior al baño María.

Podemos utilizar esta técnica para el envasado de infinidad de productos. Únicamente debemos coordinar el tiempo entre la preparación del producto y la esterilización de los botes, procurando que ambos finalicen al mismo tiempo.

Los hemos asado para darles un toque de sabor extra y los hemos guardado con la piel incluida, ya que esta se le puede quitar perfectamente en el momento de su utilización. El pimiento es muy sano y nos aportará mucha vitamina C, E, B2 y B6, betacarotenos, es muy bajo en calorías.

Los botes duran varios meses si los mantenemos en un lugar fresco, seco y sin luz. Esta precaución debe tomarse con cualquier producto envasado en cristal claro.

No debemos consumir los botes que tengan la tapa hinchada o que al presionar la tapa se mueva. Esto es señal de que el producto de su interior se ha estropeado, que ha entrado aire, que se ha abierto o que ha llevado un golpe que ha provocado la entrada de aire. La tapa debe estar ligeramente hundida y no debe moverse al presionar el centro.

Texto y fotos

Raquel

A %d blogueros les gusta esto: