Coia: Carnaval te quiero

E O ENTROIDO CHEGOU…

Como no podía ser de otra manera, considerando las profundas raíces y el  hondo calado que estas fiestas ha propiciado en la cultura ciudadana de esta nuestra querida tierra.

Y llega cuando este extraño (por lo caluroso) mes de febrero se va.

Sea bienvenido con sus tradiciones, recuerdos y fantasías que pregonamos desde nuestra revista, deseando dejar esta breve reseña de lo que nuestro Centro Sociocomunitario ha organizado en su honor en el día de hoy.

Saludo y breve presentación del acto por parte de Lucia, nuestra directora, cuando el reloj del local marcaba las 18,15 horas.

A modo de menú, y para abrir boca, que mejor que el grupo musical XEITO para suscitar con su música inconfundible de fondo de gaitas, y  a lo largo de media hora, arrancan con pasodobles, y se pierde en un mar de muñeiras y ritmos de vals, que muchos asistentes agradecieron bailando con innegable satisfacción.

Caían las siete de la  tarde y el salón se llena de colorido y alegría cuando irrumpen en el mismo un nutrido grupo alumnas de las clases de PILATES Y DANZAS con su monitor profesor al frente.

Es el turno del ritmo de bachatas, mambos, cumbias y todo aquello que huele a baile latino realizado con precisión y marcha de la buena. Música y espectáculo verdaderamente alegre, aunque a juzgar por la actitud de los espectadores y la propia naturaleza del mismo, se predisponía más una acción más contemplativa que participativa.

Preciosos y llamativos algunos de los disfraces que exhibieron algunas de estas “jovencitas”, destacando el grupito que lucían unos preciosos disfraces de cavernícolas.

Y para rematar el acto: ¿Podía ser otro grupo musical que no fueran OS BOHEMIOS?

Pues sinceramente no. Este grupo ya es toda una institución en este centro. Y bien que se la han ganado.

Llenaron el escenario de guitarras, afinaron sus voces, y con nueve canciones seguidas fueron capaces de juntar los mejores estilos populares, desde un corrido mejicano a una habanera.  Piezas que a todos gusta escuchar y en muchos casos cantar con ellos.

Un repertorio muy variado y seleccionado exclusivamente, como me apuntó su portavoz y maestro el gran Jaime, para animar a la gente. Ni más ni menos

Y con la sensación del objetivo cumplido, y dos horas después del inicio, tocaba sonreír y despedirse.

 

 

Texto: Isidro Martínez

Vídeo y fotos: José Antonio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: