Chulas de calabaza

El otoño es época de frutos, y es que después de un largo verano, la naturaleza nos brinda los resultados del calor y las buenas temperaturas. Las calabazas son una muestra de ello, y es que en esta época del año es cuando este producto vuelve a nuestra mesa, y no solo por la fiesta que se acerca, sino por su suculento sabor, los usos que la podemos dar y la cantidad de nutrientes que nos brinda y que no podemos dejar de lado. Aunque por lo que sí se caracteriza la calabaza es por sus propiedades medicinales

Entre sus principales propiedades destacan el aporte de aminoácidos que nos brinda, la presencia de ácido oleico, palmítico y silícico. Las vitaminas son otro de los componentes presente en la calabaza, sobre todo la vitamina A y B, además de varios minerales necesarios para mantener una dieta correcta. Estos nutrientes son los que hacen que la calabaza sea un alimento con una buena influencia en el organismo a varios niveles.

La calabaza es un alimento que contiene altas cantidades de fibra, pero a pesar de ello es perfecta para devolver a nuestro intestino su estado habitual en los estados de diarrea y desajustes gástricos. Junto a esto es un alimento que nos ayuda a mejorar los síntomas de la reuma, ya que es un buen diurético y en casos de artritis e inflamaciones articulares se encarga de ayudarnos a frenar los líquidos que en la mayoría de los casos causan en dolor.

Las semillas de calabaza también son otra de las partes que nos ayudan a mejorar la salud, y es que nos ayudarán a mejorar el estado general del cuerpo, pues las podemos utilizar para disminuir los efectos de la fiebre, al igual que nos ayuda a fortalecer el cerebro, a causa de los minerales que contienen y lo nutritivas que resultan para nuestro organismo. Sobre todo el efecto que tiene la calabaza es diurético y depurativo, por esto es una buena manera de mantener unos riñones en perfectas condiciones. Pero su función depurativa no solo se queda en eso, sino que además su alto contenido en fibra nos ayudará a mantener un organismo libre de impurezas y en perfectas condiciones.

Desde siempre se han utilizado las calabazas para acabar con los parásitos propios del intestino como las lombrices o las tenias que aminoran nuestra salud poco a poco. Simplemente la ingesta de sus pipas nos ayudará a eliminar a estos organismos que ponen en peligro nuestra salud. Por ello es importante que echemos mano de este alimento en este momento del año en el que lo tenemos fresco y a buen precio.

Propiedades de la calabaza
Estimula la función del páncreas ayudando a regular los niveles de azúcar en la sangre.
Colabora en la eliminación de mucosidades en los pulmones, bronquios y garganta.
Ayuda a fortalecer el sistema inmunitario por su riqueza en antioxidantes.
El zumo de calabaza es laxante y un buen desintoxicante del cuerpo.
Su elevado contenido en betacaroteno y alfacaroteno, disminuyen el riesgo frente al cáncer de próstata y enfermedades cardiacas.
Coadyudante en el tratamiento de las cataratas ya que esos pacientes suelen presentar bajos niveles de beta y alfacarotenos.

Internet

Ingredientes
1/2 kg de calabaza cocida y escurrida
5 huevos
125 dl. de nata para montar
250 dl. de leche
150 gr. de azúcar
sal
la ralladura de un limón
2 cucharadas de maizena
harina
Aceite

Cocer la calabaza cortada en trozos grandes en agua hirviendo con sal, hasta que esté tierna (unos 10-15 minutos). Sacar y poner los trozos en un colador grande, y escurrirlos bien. Cuando se haya enfriado un poco, aplastar la calabaza con la mano para que suelte la mayor cantidad de líquido posible.

Batir los huevos con el azúcar, añadir la leche la nata sin montar y la ralladura de limón. Mezclar con la harina y la maizena batir bien. Añadir la calabaza y triturar todo con la batidora, hasta conseguir una masa líquida homogénea.

Preparar una  fuente cubierta con papel de cocina. En una sartén, poner a calentar a fuego medio aceite abundante. Cuando haya alcanzado temperatura, ir friendo pequeñas dosis de la masa echándolas en el aceite con una cuchara. Cuando estén bien fritas, sacarlas y dejarlas sobre el papel de cocina para que pierdan el exceso de aceite.

Raquel

Servir templadas, espolvoreadas con azúcar glas y/o canela si se quiere.

Un comentario en “Chulas de calabaza

  • el 16/11/2010 a las 6:58 pm
    Permalink

    Gracias por la receta Raquel.Voy a intentar hacerlas. Te propongo una receta para la próxima vez referida a este mes tan propicio para las setas. Cómo hacemos un buen guiso de setas o cualquier otra modalidad de este exquisito manjar del campo?. Gracias. Alex

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: