Certamen Nacional de Cartas de Amor

Nos informa la Dirección del Centrosociocomunitario de Coia, que como en años anteriores ha recibido la documentación sobre el XVI Certamen Nacional de Cartas de Amor “Los Mayores También Amamos”, que organiza el Ayuntamiento de Valdemoro, Concejalía del Mayor, Inmigración y Cooperación al Desarrollo, invitándonos a participar en el mismo y dar a conocer a todos los socios y usuarios del Centro, así como al público en general, esta iniciativa.
Bases del Concurso.-
1.- Escribir una carta de amor al ser querido, en prosa, que sea romántica y amorosa, no se admitirán ninguna de las cartas escritas en verso.
2.- Cada persona puede concursar con un máximo de dos cartas, cuya extensión no debe superar los dos folios.
3.- Pueden participar personas mayores de 60 años jubilados o pensionistas que residan en el estado español.
4.- Las cartas se firmarán con un seudónimo y se introducirán en un sobre cerrado que a su vez contendrá otro sobre con el seudónimo y en su interior la identificación personal, dirección y teléfono.
5.- Los escritos deberán enviarse antes del 14 de enero del 2.011, al Centro Municipal de Mayores, c/ General Martitegui, 4,  CP  28341 Valdemoro (Madrid)

Las bases podrán consultarse en la página web www.valdemoro.es
Además hay un telef. 918099682 y el correo electrónico: mayores@ayto-valdemoro.org

Los premios son un viaje para el 1º, de 7 días a Italia, para el 2º, 7 días a las Islas Canarias y el 3º, 7 días a Palma de Mallorca. Todos ellos con todos los gastos pagados para dos personas, además de 200 € para el 1º, 150 € el 2º y 100 € el 3º premio.

Tenemos que decir a todos nuestros lectores que ya hubo personas del Centrosociocomunitario de Coia,  que participaron y una de ellas es colaboradora de la presente Revista Digital y ha querido que  publicásemos  su carta en esta presentación del Certamen:

“Mi queridísimo Amor:

Porque tú eres mi Amor, así con mayúscula, estaría aún mejor con mayúsculas: AMOR.
Nunca las yemas de tus dedos rozaron las yemas de los míos, ni tus brazos me rodearon, ni tus labios me besaron el cabello, algo ya plateado. Pero el mismo cielo nos cobija, las mismas piedras de la ciudad guardarían, si pudiesen, las huellas de nuestros pasos.
El frío invierno nos enfría a los dos. La misma primavera llena de esperanzas nuevas nuestras plantas. En verano bajamos hasta la misma hermosa playa y paseamos por la orilla del mismo mar. Cuando llega el otoño, con sus maravillosos ocres, pisamos, con cuidado, las hojas de nuestros árboles mas queridos.
Nuestras palabras se entrecruzan, con educación. Tú, caballeroso, tocas el ala del sombrero cuando nuestros pasos se cruzan también.
Cuando al anochecer, dejo el libro y me pongo a dormir, aún antes de cerrar los ojos, sueño contigo (¿Te pasará a ti lo mismo? –no pude pensarlo…, sería demasiado feliz).
Entonces todo es diferente.
Paseamos cogidos de la mano por los jardines, nos besamos suavemente o con intensidad los labios, nos abrazamos en cualquier esquina.
Nuestros cuerpos igual, ¡como!, mucho mejor, que los de las jóvenes parejas, se funden en uno en las blancas sábanas, hasta esos momentos sin usar.
Nuestros suspiros al unísono, nuestros…, suenan a música celestial. Después dormimos abrazados y al llegar el nuevo día nuestros labios se juntan.  Desayunamos en la cocina, nos ponemos uno al otro el café, la leche, el azúcar…
(-Esta tostada está mas crujiente es para ti-  no,  por favor, tómala tú)
Nos damos un paseo por el barrio, compramos el periódico, el pan, la fruta. Charlamos como chiquillos traviesos y tantísimas cosas más.

El sol ya hace rato que clarea los visillos de mi habitación, suavemente despierto y pienso que tal vez hoy te volveré a encontrar”.

Animaros a participar y a escribir con el corazón y con un poco de suerte, ¡¡¡premio!!!.

Carlos Cordero

A %d blogueros les gusta esto: