Cena de compañeros en Samil

El pasado viernes día 16 de diciembre, fuimos a una cena de compañeros del Taller de Baile Latino, que hacemos en el Centrosociocomunitario de Coia. Cuando mi amiga Chelo y yo pensamos en hacer una “cenita” entre 5 amigos, no nos imaginábamos que al final íbamos a ir 15 personas. Todo empezó cuando unos se lo comentaron a otros, y así empezaron a apuntarse más.

En un principio pensábamos ir a pinchar algo por ahí, y luego irnos a bailar, pero la hija de Chelo nos sugirió que fueramos a cenar y luego viéramos el espectáculo de Cristian en el Hotel Samil.

Quedamos de vernos a las 10 de la noche y una vez todos juntos, entramos en el restaurante. Dentro nos dirigimos a nuestra mesa previamente reservada. Rapidamente se acercó Cristian y con amabilidad nos ofreció un coctel de bienvenida, “por cierto que estaba buenísimo”. La decoración es en blanco y negro con mucho gusto, velas en las mesas y flores.

Me llamó la atención el maquillaje y la ropa que lucia Cristian y sus ayudantes, haciendonos dudar si eran hombres o mujeres. Después de brindar ya nos sirvieron la cena. Entre plato y plato teníamos una actuación.

Cristian se cambiaba de vestido y complementos varias veces dejándonos asombrados con sus trasformaciones. Todos decíamos que como mujer era increíble, guapa y elegante, y con una gran simpatía.

Había varios grupos de comensales el más numeroso eran de mujeres y pertenecían a la plantilla de limpieza del Hospital Meixoeiro, luego era el nuestro que por cierto todas eramos mujeres menos un valiente, nuestro compañero “Luis”. Cristian iba por todas las mesas obteniendo información de cada uno y así sabía cosas de la gente para luego en el espectáculo hacer bromas.

La cena terminó cerca de la una de la mañana, y a esa hora es cuando comienza a entrar la gente que no vino a cenar pero si va a ver a Cristian. La sala se llenó totalmente, el sonido es muy bueno, y pude ver que Cristian lleva el control de todo, durante la cena solo se preocuaba de que todo estuviera bien, y que nos fueramos contentos.

Del espectáculo tengo que decir que salimos encantados porque esta hecho con gusto y muy divertido. Se reconoce que Cristian es todo un personaje y un gran profesional, se mete muy bien en los papeles que representa.

Hacen un pequeño descanso donde nosotros nos pusimos todos a bailar y conseguimos que todos los que habían venido a cenar nos imitaran. Lo pasamos de maravilla. El espectáculo termina cerca de las 4 de la mañana, pero merece la pena. Se mete al público en el bolsillo, me gustó mucho la dulzura con que nos trató.

La última actuación sale Cristian cantando una canción de Raphael titulada “Escándalo” y vemos al verdadero Cristian lo cual a mis compañeras no les gusto. Me comentaban que le gustaba mucho más de mujer. No parecía el mismo, es un cambio radical, yo solo digo que me fascinaron todas las actuaciones y su forma de trabajar.

Cristian lleva muchos años dándolo todo en el escenario y eso se nota “Chapau por él” es un gran artista.

Desde que entramos no dejamos de reír, y eso fue lo bueno, por unas horas nos olvidamos de todo, “problemas, familia, crisis, enfermedades…”

Todos felicitamos a Chelo ya que ella y su hija fueron las de la idea de ir ver a Cristian, y además se encargaron de todo. Desde mi humilde artículo os doy las gracias.

ISABEL

A %d blogueros les gusta esto: