Canabal – Lo que era y lo que es

Canabal era un pueblo pequeño (a 2 km de Sober y a 6 km de Monforte de Lemos) que hace 60 años se podía, le podía llamar pueblo casi sin temor a equivocarme. Digo era porque hoy Canabal es un pueblecito en ruinas. Os hablaré de él desde mis recuerdos.

Corre el año 1958 cuando yo empiezo a tener memoria de mi vida. Los recuerdos me llevan a un pueblecito de unos 200 habitantes. Poseía estación de ferrocarril, aún existe hoy pero con poco movimiento. Esa estación la formaban: el jefe de estación 4 factores de estación que así se llamaban que eran los encargados de expedir los billetes para poder viajar, dar la salida al tren … Los llamados guardagujas para dar el cambio de vía a los trenes. Recuerdo cuatro. Los obreros de vías y obras, eran los que vigilaban el buen estado de las vías, traviesas y las obras a que fuesen lugar. También estaban los guardeses u guardesas que eran los que estaban en los pasos a nivel con barreras para abrirlas y cerrarlas. Recuerdo 6. Había trenes que paraban en la estación que eran de cercanías ( tren correo…) y los que no paraban llamados de largo recorrido. Otros eran de mercancías y algunos también paraban según las circunstancias.

Todo esto con relación al ferrocarril.

Este pueblecito tuvo  2 fábricas de cerámica en la que en una se dedicaba a la teja y ladrillo y la otra exclusivamente ladrillo. La primera ya no existe. Dejo de funcionar por los años 70. Era la más pequeña . La segunda dejó de funcionar poco más tarde. Esta, aunque ruinosa, mantiene en pie su chimenea de unos 40 y tantos metros de altura, firma cónica y en la base una circunferencia de unos 13 metros. aproximadamente. La chimenea de la primera  no era tan alta ni tan ancha.

Trabajarían entre las dos unos 50 obreros. No recuerdo bien. Tenían esa sirena que marcaba la entrada y salida del trabajo. ¡Eran como hito esos momentos en Canabal! ¡Ya es la 1. Ya son las 6!

Bueno también tenía una serrería, una carpintería, una pequeña fábrica textil (calcetines), panadería, dos escuelas nacionales una de adultos y la otra de parvulario, un pequeño Banco Pastor,  dos tiendas de ultramarinos de aquella época que tenían casi de todo (ferretería, droguería,  zapatería, textil, comestibles, bebidas haciendo de bar, cafetería … Recuerdo dos merenderos, también dos tiendas pequeñas, dos carnicerías, una peluquería y para que ustedes se imaginen de su movimiento llegó a tener ¡tres salones de baile, dos de ellos al mismo tiempo en una época!

Algo que se me olvidaba una de las fábricas, la más pequeña, la que fabricaba teja, tenía un vía estrecha de unos 300 metros distancia que había desde ésta hasta las vías del tren, donde se transportaba en un vagón accionado por una máquina el material hasta el tren. Aunque mayormente el transporte se efectuaba en aquellas camiones que muchos de ellos se encendían con aquellas manivelas por delante debajo de la cabina del conductor ¡Que tiempos aquellos!

A Canabal llegaban por unas calderas mediante unos cables que colgaban de unos postes, que nosotros llamábamos caballetes  y que esos mismas calderas al llegar llenas a Canabal empujaban a las vacías, por inercia, hacia las minas de hierro y Wolframio que había aproximadamente a cinco Km.

¡Cuanto mineral se cargó allí en aquellos vagones que estaban dispuestos en un vía que se había construido para tal evento! La mayor parte de ese material tenía como destino Rande.

Ya para terminar, y en el ámbito deportivo, por los finales de 1960 y principios de los 70, se jugaba en el verano un campeonato de fútbol entre pueblos cercanos, Chantada, Escairon, Sarria, el equipo de los Padres Escolapios de Monforte, llamado Calasancio, el equipo de Ferreira de Pantón….etc.

En el Canabal llegaron a participar jugadores del Orense, Atlético Orense y  Lemos. Ah! Como anécdota, dos de los jugadores del Orense formaron  parte de aquel equipo grandioso que ganara todos los partidos en una temporada a finales de los años 60 en tercera división, hazaña que nadie logro igualar entre las tres divisiones del fútbol español. Por supuesto que el Canabal fue campeón en varias ediciones. ¡Hasta en esto destacó este pueblecito!

Bueno hasta aquí ese resumen que os prometí, que fue algo más que resumen, pero para contaros esto todo no me vi capaz de hacerlo por menos.

Es esta aldea, que a día de hoy, parece un cementerio más que una aldeita, y que como no puede ser de otra manera, llevaré en mi corazón hasta que muera

¡¡¡Gracias!!!

Antonio Fernández 1.9.20

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: