Cambio de opinión

vacuna.jpg33Hoy voy a contaros algo sobre la viruela, plaga que asoló a Europa y América. Los grandes inventos, a veces, se manifiestan por pequeñas casualidades.
En el año 1749 nace en Inglaterra Edward Jenner. Alos trece años colaboraba con un médico cirujano y empezó su interés por la ciencia. Estudió medicina y consiguió practicarla en su pueblo natal, Berkeley. Un día estaba de visita en una granja y una joven comentó:” Yo no voy a enfermarme nunca de viruela porque estoy vacunada”( Wikipedia). La chica ordeñaba las vacas. Jenner empezó a investigar sobre esa pista y comprobó que todos los que se dedicaban a la tarea del ordeño estaban inmunizados, contraían la “ viruela boba”, ésta se encontraba en las ubres de las vacas. Los que sufrían la viruela vacuna, eran resistentes al contagio de la enfermedad.
33Extrajo pus de una pústula de la mano de una paciente, que había contraído la enfermedad de su vaca, y se la inoculó a un joven, como resultado de ese experimento, el joven quedó inmunizado.
Casi siempre que se produce un hecho transcendente de esa índole, la comunidad científica le dio la espalda.
Él tenía confianza en su experimento, vacunó a su hijo de 5 años pero no fue suficiente para que aceptasen sus logros. Tuvieron que pasar veinte años para que se produjese un cambio de actitud entre los médicos y los científicos.
En 1805 Napoleón ordenó vacunar a todas sus tropas. Con esa aceptación desde Francia, llega el reconocimiento. Le ofrecen establecerse en Londres ganando mucho dinero, pero él no acepta y regresa a Berkeley. Y en su pueblo seguirá practicando la medicina, dedicándose además a su afición favorita, contemplar la Naturaleza, los pájaros y cultivar su jardín.
Una anécdota, al chico que le permitió inocular por primera vez la “vacuna”, le regaló una casa rodeada de un jardín que el mismo Jenner cuidaba. Murió de una hemorragia cerebral a los 73 años.
napoleon_bonaparte_2.jpg33Mas anécdotas; En 1802 estalló la guerra entre Francia e Inglaterra, a Napoleón, que seguía con gran interés los avances científicos, le presentaron una lista de prisioneros ingleses para que los indultara. Napoleón se negó a su liberación, pero al ver que entre las firmas de los que solicitaban dicho indulto apareció la de Edgard Jenner, Napoleón dijo :” ¡Jenner!, no puedo negar nada a quien ha salvado tantas vidas”. Y concedió el indulto. (Hª y Vida ).
Buena semana.
Ángeles.

2 comentarios en “Cambio de opinión

  • el 01/02/2010 a las 9:48 am
    Permalink

    Gracias Angeles, después de todo Napoleon no era tan inhumano. Ceneme

  • el 20/02/2010 a las 12:14 am
    Permalink

    Que interesante! Cada vez se me hace mas ameno bucear en estas páginas de las que siempre saco cosas de provecho. Gracias por vuestro trabajo y sabed que como yo, hay mucha gente que “se aprovecha” de todo lo que nos teneis que contar. Muchos bicos

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: