Buenos días, catarro

Lunes: Las temperaturas suben y bajan que parece que vamos en una montaña rusa. Y llegan los catarros. Entonces la miel es protagonista en los remedios caseros. Eso me hace pensar que aunque lleve un aguijón cargado de veneno puedo fabricar dulzura y aliviar tristezas y dolores.  Buen día, beso y abrazo.

Martes: Puse la lavadora y quise aprovechar el tempo de espera pintando. El tiempo se fue volando. Pintar es tan absorbente. Es un tiempo de vida muy intenso. Es como un abrazo que te llena de energía. Estas creando vida sobre el lienzo. Esto me hace pensar que cuando doy vida, obtengo vida. Buen día, beso y abrazo.

Miércoles: Quise terminar los cuadros a correr y me di cuenta que le faltaban muchos pequeños detalles. A veces voy así, en Fórmula 1 y me pierdo los detalles. Ni los percibo ni los tengo. Esa sonrisa, ese apretón de manos, ese abrazo, esa palabra… ese pequeño detalle es el acabado perfecto para la vida. Buen día, beso y abrazo.

Jueves: Sopló con fuerza el viento y el suelo apareció sembrado de hojas. Unos árboles se desnudan para pasar el invierno, otros no. Algunos se visten de rojo, otros de amarillo. Hay tanta variedad, tantas y diferencias. La convivencia es perfecta. Encontrarme con personas diferentes, que hablan otra lengua, viven diferente, creen distinto, me gusta, me enriquece y  me asombra que nos podamos entender. La vida es una excelente maestra, claro que algunos hacen novillos. Buen día, beso y abrazo.

Viernes: Me olvidé que tenía cita con la enfermera, me olvidé el móvil, no funcionaba la llave para abrir la puerta donde ensayamos, y en el rato de espera me cayó un chaparrón de críticas negativas. Encontrar la belleza de la vida en las piedras del camino no depende de la cantidad ni del tamaño de los obstáculos y contratiempos, sino de la actitud con que yo vaya. Buen día, beso y abrazo.

Sábado: Llueve con bastante intensidad y suspiramos por un poco de sol. Hace frio y añoramos el calor. Puedo pasar el tiempo entre suspiros y añoranzas o disfrutando del momento que vivo, bajo la lluvia o el sol. Apreciar lo que tengo, lo que hay, es aprender a vivir. Buen día, beso y abrazo.

Domingo: Estuve recogiendo cosas que no estaban en su sitio. Siempre me digo, «después», y al final hay un montón fuera de lugar.   Esto me hace pensar en que también dejo por ahí alguna mala contestación, un mal gesto, cara de cuerno quemado, y la convivencia se agria. Tengo que entrenar para poner en forma lo mejor de mí y sembrar sonrisas y buen talante. Buen día, beso y abrazo.

Texto: Jesús Muñiz González 

A %d blogueros les gusta esto: