Budín de calabacín

i_calabacin

El calabacín es de la misma familia que la calabaza, pero sus propiedades son diferentes. Por ejemplo, su mayor contenido es agua, apenas tiene grasa y es bajo en calorías  y contiene vitamina C y folatos ( el folato describe de manera genérica un grupo de compuestos similares química y nutricionalmente al ácido fólico. Se trata de la vitamina B9 y entre sus numerosas funciones, destaca la participación  en la síntesis de material genético de las células ADN. Sin el o con un déficit importante disminuye la replicación del ADN.

La cebolla contiene vitaminas y sales minerales, azufre, fósforo. hierro, calcio, sodio y magnesio. Estimula el apetito y regulariza las funciones del estómago. Es un gran desinfectante por lo que comerla sobre todo cruda nos ayuda a protegernos contra enfermedades infecciosas.
Para los diabéticos, incorporar la cebolla en su tratamiento es importante ya que ellos necesitan depurar su sangre.

Con un dúo inseparable, el calabacín y la cebolla se consigue este plato suave y ligero.

Ingredientes
1 Kg. de calabacines
2 Cebollas
2 Hojas de laurel
2 Cúbitos de caldo de verduras
100 g. de queso rallado y un poco más para gratinar
Azafrán
6 Huevos
2 Cucharadas de aceite
Sal y pimienta
Mantequilla (cantidad necesaria)
Harina  (cantidad necesaria)
Salsa bechamel  (cantidad necesaria)

Elaboración

Corte los calabacines sin pelar en rodajas y retire las semillas duras. Corte las rodajas en  gajos y póngalas en una sartén. Rehogue 2 minutos con aceite y añada el laurel, los cúbitos de caldo desmenuzados  y la cebolla picada. Cubra todo con agua, tape la sartén y deje hervir.
Cuando los calabacines estén tiernos y la cebolla cocida, escurra la verdura en un colador. Presione suavemente con  la cuchara de madera para que suelten el exceso de agua y colóquelo en un bol. Añada el queso rallado y el azafrán. Mezcle bien y condimente con sal y pimienta. Bata los huevos y viertálos en el bol y con una batidora manual y mezcle bien. Ponga la preparación en el molde previamente engrasado con mantequilla y espolvoreado con harina.
Ponga el budín en el horno caliente, al baño  maría, unos 45 minutos.
Cuando esté dorado y firme, retire el budín del horno y desmóldelo sobre la fuente de servir.
Déjelo reposar 10 minutos y mientras prepare la salsa bechamel. Rocíe el budín con la bechamel y espolvoree con  queso rallado. Gratine en el horno y sirva.

Raquel

Un comentario en “Budín de calabacín

  • el 18/01/2010 a las 10:30 am
    Permalink

    Raquel, estupenda descripción del plato y de los ingrdientes. Debemos saber que nuestra estructura ósea está compuesta de minerales y esa es la razçon por la cual debemos tomar productos que provienen de la tierra. Ceneme

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: