Autoestima en zapatillas: el amor de tu vida eres tu.

Descubrir quién eres es un primer paso para conocer donde está tu autoestima.

¿Cómo puedo descubrir quién soy, o cómo soy?

Si le pregunto a los demás probablemente las respuestas no me van a ayudar mucho.

Yo la primera manera que encontré de conocerme es mirando al espejo.

Así comenzaba una reseña autobiográfica:

“Ese tipo que veo todos los días en el espejo cuando me levanto de la cama, me cae bien. Esto no fue fácil. Durante muchos años, la mayor parte de mi vida, ese sujeto, me resultaba francamente odioso, y eso que había nacido en Lugo, una ciudad con un encanto sorprendente y gastronómico: a los lucenses nos fascina reunirnos en torno a una mesa para aumentar los lazos. Aunque solo vivió unos cinco años en su ciudad natal, guarda de ese tiempo un recuerdo imborrable y feliz”.

Ahí está la clave: “durante muchos años… ese sujeto, me resultaba francamente odioso”.

Cuando la autoestima sube, tu capacidad para ser feliz, sube en la misma proporción. Cuando te empiezas a querer de verdad, te das cuenta que hay gente que te quiere.

No se cuento tiempo tardé en dar un abrazo, pero ese fue un tiempo muy malo para mí. Ahora sé que los abrazos son vitaminas fundamentales para subir la autoestima.

Eso tan bonito que oímos en el cine, o en la tele, o en la calle… “el amor de mi vida”… yo lo descubrí en mi casa, vivía conmigo. Ese es el mayor descubrimiento que podemos hacer para abrir la puerta de la felicidad.

¿Te animas? ¿Te animas a descubrir el amor de tu vida?

Texto: Jesús Muñiz González

Un comentario sobre “Autoestima en zapatillas: el amor de tu vida eres tu.

  • el 26 de diciembre, 2018 a las 5:29
    Permalink

    Gracias Jesús por compartir tus experiencias en busca de la felicidad.
    Una buena sección.

Comentarios cerrados.