“Atrapados en las Terminales”

Terminal2

Cuando la “Madre Naturaleza” nos envía fenómenos inesperados como la erupción del volcán islandés “Eyjafjalla” y provoca una enorme nube de cenizas, capaz de producir un caos aéreo en prácticamente toda Europa, de magnitudes no recordadas desde la 2ª Guerra Mundial –según nos recordaron algunos medios-, uno se pregunta:
¿Qué pasaría si dicho volcán estuviese en erupción por tiempo indefinido?
Pues pienso yo que seguramente habría otro “crack” económico a nivel mundial, de proporciones extraordinarias.
Pasaríamos a depender del transporte marítimo-terrestre, al estar colapsado el aéreo, con los consiguientes trastornos en los movimientos de mercancías y pasajeros, encontrándonos que los desplazamientos en lugar de horas nos llevarían días, se incrementarían los costes, por lo cual se resistirían todas las actividades comerciales, empresariales, etc.
Terminal1Al final debemos pensar que vivimos en el filo de la navaja, que en cualquier momento nos puede cortar, pues el azar gobierna la vida humana.
Estamos en este mundo de paso y tenemos –o deberíamos tener- la obligación moral de cuidarlo en todos los niveles y cada uno en la medida de sus posibilidades, desde los políticos con el cambio climático, hasta los ciudadanos en general, con el reciclaje, etc. etc.
Como dijo algún filósofo: “Dios perdona siempre, el hombre algunas veces, pero la Naturaleza no perdona nunca”.

Carlos Cordero

4 comentarios en ““Atrapados en las Terminales”

  • el 29/04/2010 a las 12:45 am
    Permalink

    Viendo como actua la naturaleza, que noi tiene en cuenta miramientos éticos o de otra índole, vemos los estúpidos que son los políticos que se plantean gastos atroces en armamento. Si la natuzaleza se adelanta destroza todo en unos segundos. Luci

  • el 29/04/2010 a las 8:19 am
    Permalink

    Es más Luci, los seres humanos no importamos a nadie excepto a nosotros mismos y a nuestra grandeza de la que no paramos de adorarnos, hasta que una catástrofe como ésta nos indica lo insignificantes que somos. Ceneme

  • el 29/04/2010 a las 5:29 pm
    Permalink

    Muy buena reflexión del Sr. Cordero. Me gustaría ser astronauta y poder ver la tierra desde el espacio exterior. Ahí si que te darías cuenta de lo insignificantes que somos. Habría que subir hasta allí a algún político de los “gordos”, a ver si se daban cuenta de lo que tienen entre manos.

  • el 29/04/2010 a las 5:44 pm
    Permalink

    Yo le diría al Sr. Toribio, que cuando vaya al espacio me avise que me voy con él. Tiene que ser algo maravilloso y como él dice, desde allí nos daremos cuenta de lo que en realidad somos.
    Un saludo,

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: