Argentina en el recuerdo 5º

La siguiente salida fue a Mar del Plata, esta vez paramos en casa de una amiga de mi prima y Adriana, vivía sola y tenía una casa grande que heredó de sus padres asi que estuvimos como en familia y ella me llevó a los sitios más pintorescos (mi prima ya los conocía) comíamos donde nos encontrábamos y no volvíamos a casa hasta la noche. Es una ciudad turística y muy bien cuidada, las playas preciosas y muy buenos balnearios, de B. Aires la gente pudiente es adonde va a veranear. El primer día que era Domingo, fuimos a misa a la Catedral y anduvimos recorriendo la ciudad y visitamos un sitio que se llama el torreón es lo que queda de un famoso castillo y como todos tiene su leyenda, pero la verdad es que no la recuerdo, pues pese que tengo notas de este viaje a la Argentina, sin ellas me sería imposible recordar todo lo que les cuento, eso no lo anoté.

Comimos en la Rambla, las terrazas están justo encima de la playa, Adriana pidió chinchulines, estuve tentada a pedirlos yo de tanto que los alababa, pero asi que me dijo que eran se me quitaron las ganas de probarlos y eso que olían deliciosos, eran tripas y menudillos de la ternera.

Por la noche nos arreglamos las cuatro de punta en blanco y nos fuimos al casino, aquello era de locura, jugamos lo que ganábamos, lo volvíamos a jugar a la ruleta o a otra cosa, lo pasamos fenomenal, pero al final salimos “peladas”, pero bueno, una experiencia más

A la mañana siguiente fuimos al puerto, hubo una cosa que me llamó la atención en los barcos que estaban  atracados, tumbados al sol había elefantes marinos, algunos marineros pasaban a su lado y ni se movían, la verdad es que imponía verlos tan grandes, visitamos la lonja me llamó la atención tenían el pescado puesto en cajas desde el techo al suelo, inclinadas unas sujetando a las otras y de vez en cuando con una manguera le echaban agua para que no secara (me supongo que sería agua del mar). En verdad en carnes no hay nadie que les compita pero en pescado dejan mucho que desear.

Allí en el puerto compré para llevarles a mis primos una hoja de bacalao de importación eso si que estaba carísimo me costó mucho, pero mereció la pena, mis primos cuando se la di lloraron como niños. Recuerdo que durante unos años después de irse, mis padres le mandaban un paquete por navidades y siempre le mandaban una hoja de bacalao, le mandaba el paquete por el oficial de un barco que hacía la ruta, era amigo de mi padre y le hacía ese favor, de vez en cuando le hacía un regalo en agradecimiento, desde que este señor se jubiló se les mandaba algún paquetito por alguien que iba allá pero no bacalao asi que de ahí la emoción del regalo. Bueno, al día siguiente salimos para B Aires y a preparar las cosas para mi vuelta a España

De todas manera para la semana les contaré mi despedida de esa tierra maravillosa. Gracias.

ESTRELLA

2 comentarios en “Argentina en el recuerdo 5º

  • el 11/10/2010 a las 4:44 pm
    Permalink

    Estrella, somos los lectores loes que debemos darte las gracias por estas realidades y experiencias que nos cuentas. Uno se pregunta como los gobernantes pueden robar al país que aman tanto y permitir que la hacienda de todos se declare en quiebra habiendo tanta riqueza. Las administraciones no producen nada, son gastos, pero necesitamos buenos administradores. Saludos, Ceneme

  • el 13/10/2010 a las 10:20 pm
    Permalink

    Mira que calladito lo tenias, desplumada en el casino…en fin para que digan que no es instructiva al lectura, aqui tenemos un buen ejemplo. Como se decia y parodiandolo, que gran pais si tuviera buen señore…aqui y alli, y alla…un fuerte abrazo y esperando la continuacion.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: