Argentina en el recuerdo 3

De nuevo estoy con ustedes para seguir contándoles lo más interesante de mi viaje a la Argentina, aunque para mí fue todo lo que viví con mi familia y amigos. Entre viaje y viaje hubo cenas y fiestas a las que asistí que no lo cambiaría por nada así como todo lo que vi en el centro. La Casa Rosada, La Catedral Metropolitana, Cabildo, Avda. de Mayo, Plaza del Congreso, Plaza de Mayo, Avenida libertador, Avda. 9 de Julio, Obelisco, La Boca, Caminito vuelta de Rocha etc, etc….

Yo ya le comentara a mi prima que tenía ganas de ir a un espectáculo de tangos, entonces llamó a un salón de espectáculos que se llama El Viejo Almacén, por lo visto lo mejor de B. Aires en ese estilo, la entrada bastante cara con consumición, mi prima las reservó por teléfono y le comentó a la persona que la atendió que tenía un familiar de Galicia pasando unos días con ella y quería ver un buen espectáculo, le dijeron que no se preocupara que nos reservaba la mejor mesa de la sala. Cuando llegamos mi prima, su amiga Adriana y yo, ya nos estaba esperando uno de los dueños, se sentó con nosotros y nos contó que él era de Puenteareas pero emigró con sus padres siendo niño, de todas formas visitó varias veces Galicia, por eso cuando venía alguien de allí le daba algo de morriña, la mesa que nos reservó estaba justo delante del escenario. El espectáculo lo presentó una presentadora de televisión muy conocida en el ambiente, muy elegante con un traje largo que cambió dos veces durante las actuaciones. Lo primero que salió fue un grupo musical que nos deleitó con un gran recital de tangos, pero antes de empezar se dirigió al público (estaba el local lleno) y dijo que tenía el gusto de dar la bienvenida a una galleguiña (como él) que estaba de visita, entonces se dirigió a mí y me preguntó que tango quería escuchar pues era dedicado a mí, yo me vi tan sorprendida y en ese momento no me acordaba de ninguno, al fin reaccioné y lo primero que me salió fue la Comparsita, de todas formas reaccioné y le di las gracias

Bueno lo que siguió fabuloso, hubo tango clásico (el de siempre) que es el que me gusta a mí, también moderno, bueno una noche inolvidable.

Seguiré contándoles mas cosas de este viaje la semana que viene. Gracias.

ESTRELLA

2 comentarios en “Argentina en el recuerdo 3

  • el 27/09/2010 a las 10:52 pm
    Permalink

    Hermosos recuerdos y esa Cumparsita pues porque no?
    Esperando nuevas historias en esa tierra tan cercana a nosotros, un fuerte abrazo.

    Me desperté con el corazón encogido.

    Me desperté con el corazón encogido, con ganas de llorar y una tristeza absurda se metió en mi cabeza.

    Un alarido frió y largo se oía en mi mente, con deseos de apuñalar la luna pálida.

    Carámbanos de hielo azul perforando el cerebro. Dolor agudo en el pecho.

    Me faltaba el aire oyendo hipnóticamente como subía y bajaba, ondulaba, crecía, se alargaba el gemido…

    Boqueaba buscando el oxigeno que no entraba en mis pulmones paralizados.

    Al fondo, en una cadencia casi salvaje, casi inaudible, acordes de guitarra española llevando el llanto, el grito, el alarido, la canción a los altos picos nevados de la sierra andaluza,

    O acunando dulcemente el desgarro del alma o los vapores del anís o el despecho del desamor.

    Era como estar en lo alto de una montaña rusa de emociones encontradas,

    Con el alma atenazada en ese segundo en que la tierra nos reclama a toda velocidad.

    Una mujer cantaba por seguidilla en la radio-despertador.

    Una mujer hecha de hielo por el dolor de la música, hecha fuego por el sentimiento

    Que, a borbotones, salía de su garganta y subía hacia el cielo redentor capturándome en volutas y espirales que huían de la noche estrellada…

    Las ocho y media, con el ánimo destrozado al trabajo, un día más. ¡Pero que bien cantaba!

  • el 28/09/2010 a las 9:55 am
    Permalink

    Extraordinaria imaginación, Prometeo haciendo más emocionante la vida que la vida misma. Acabo de leer a Paul Auster en Man in the Dark-“Hombre en la Oscuridad”, donde un hombre desde la cama imagina una forma de vivir muy intensa. La imaginación puede hacernos vivir momentos muy intensos, aunque el cuerpo lo tengamos paralizados. Buena música y buen día de trabajo! Ceneme

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: