Aquellas fiestas de antes

Aquellas fiestas de Antes

Quiero hacer un recuerdo para aquellas fiestas de hace años. Pero quiero hacerlo con las fiestas de aldea y pueblos pequeños.

Se celebraban en honor de algún Santo o Patrón la mayor parte de ellas.

Estas fiestas eran muchas campestres. Las gentes se levantaban temprano para preparar la comida, bebida y con sus correspondientes postres y poder llegar al lugar con el tiempo suficiente para coger una zona de aquellos praderios, próximos a la zona de la fiesta, para colocar todas las cosas. Se solía llevar una colcha o manta vieja para extenderla en la hierba y así al sentarse no manchar mucho la vestimenta. También se asistía, si daba tiempo, a misa y procesión que casi siempre era acompañadas por la orquesta o banda que iban amenizar las fiestas. A continuación y antes de comer solía haber lo que hoy llamaríamos “sesión vermut” en la cual tocaban unas piezas y por si alguien se animara a bailar de paso. Todo esto antes de comer.

No faltaban tampoco los famosos pulpeiros y pulpeiras encargados de no hacer pasar hambre a los que no llevaban la comida.

Después de comer comenzaba casi la verdadera fiesta para los más pequeños. Estos se aproximaban al recinto festivo y empezaban a deleitarse con los columpios, barcas voladoras, aquellos especie de bombos cilíndricos con una ruleta dentro de cual había chucherías, mucha clase de juguetes y hasta había paquetes de tabaco para los mayores todo esto en espera que la ruleta se parase en el lugar apropiado para los premios. Cuando empezaron a ir los coches eléctricos los niños subían a ellos con sus padres, hermanos mayores o con gente mayor conocida para su seguridad. Los menos lo hacían solos También había en muchos casos una especie de pequeño circo con payasos ejercicios corporales difíciles…etc.

Ya entrada la tarde, y pensando en la gente adulta abrían los que llamábamos “tiros” y las tómbolas. Los tiros consistían en habitáculos de aproximadamente 5 o 6 metros de largo, 2 de ancho y unos 2 y medio de alto, un mostrador central desde el que tirabas con una escopeta una especie de balitas pequeñas hacia un frontal donde se colocaban los regalos a conseguir que estaban presos por unas cintas de papel. Cuanto más valioso fuese el premio más cintas sostenían dichos regalos. Los balines se colocaban en la escopeta en unos agujeros pequeños, previo doblaje del caño hacia la persona que tiraba. El mismo sistema que la escopeta de caza. Los balines tenían evidentemente un precio. Pero el momento de efectuar los tiros tenia, a veces, algo de picaresca. Bueno la picaresca ya la ponía el dueño del tiro al tener medio manipuladas gran parte de sus escopetas para que no funcionasen correctamente. Entonces el que iba a tirar si los tiros no le salían bien buscaba el momento de darle con el caño de la escopeta al juguete-objetivo para hacer caer todas las cintas donde hubiese más que una. Las tómbolas tenían otro sistema, era por cupones, los comprabas, abrías y ahí estaba o no el premio correspondiente. Ahora como sabemos es otro sistema (tipo bingo…).

Había otros dos juegos muy parecidos en los que predominaba la fuerza y un poquito la maña. Uno era un coche de hierro de unos 35 o 40 cm de largo, 15 de alto y unos 20 de ancho con agujero saliente en el frente en donde se colocaba un petardo. Este coche se colocaba a una altura de 1 metro aproximado del suelo y por una especie de raíles de unos 5 metros de largo, con una subida bastante pronunciada hasta llegar a un tope de hierro también. Ganaba quien fuese capaz de mandar el coche hasta el tope y hacer explotar el citado petardo. Si llegaba al tope con poca fuerza y no explotaba no valido. El otro juego era idéntico al anterior solo que el coche o artilugio parecido había que hacerlo subir a una altura de 4 metros aproximadamente y hacerlo explotar en otro tope similar al del juego anterior. Se le hacia subir dándole con una especie de marzo.

Entre pitos y flautas empezaba la música a funcionar. Si había una orquesta tocaba con un par de descansos. Si eran 2 orquestas o bien orquesta y banda se intercalaban. A veces las bandas solo actuaban en las iglesias o por la tarde en el palco de la fiesta.

Durante los bailes era frecuente en los niños meterse por el medio de los mayores que estaban bailando consiguiendo a veces sonrisas y otras reprimendas.

También en las verbenas había, en algunos casos, las clásicas bandas de liantes que se enzarzaban unos con otros. Eso solía ocurrir a altas horas y a veces tenía que intervenir la Guardia Civil, pues en aquellos tiempos en muchos lugares esta mandaba parar la música por la hora que era si sobrepasase el tiempo de actuación contratado.

 

 

Texto: Antonio Fernández

Fotos: Internet

 

Learn more. buy cialis malaysia Both the birth control pill and the birth control shot, Depo-Provera, contain hormones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: