Antonio Palacios y Ramilo: El arquitecto que soñó un Vigo distinto

Antonio-P Antonio Palacios nació en Porriño el 8 de enero de 1872. Su padre madrileño, hijo de un santiagués, trabajaba como ayudante de obras públicas, posiblemente por esto y por haber crecido en la parroquia de Louro, junto a las canteras graníticas de piedra gris y rosa, los grandes monumentos megalíticos gallegos, las catedrales-fronterizas de Portugal y Galicia, los castillos y pazos con sus entornos enjardinados y su urbanismo Barroco, mostró  una temprana afición por la arquitectura, también fomentada porque dos de sus hermanos mayores eran topógrafo uno e ingeniero el otro.
A los 18 años se va a Madrid para estudiar ingeniería, pero abandona esta carrera por la de arquitectura teniendo por profesores a Federico Aparici y Arturo Mélida. Su formación se desarrolla siguiendo un estilo clásico centrado en la arquitectura española.  Se siente influenciado por Eugene Viollet le Duc y también profesa una profunda admiración por Antonio Gaudí.
En el año 1900 termina sus estudios de arquitectura con una calificación de notable y se asocia con su compañero Joaquín Otamendi Machimbarrena.  Para darse a conocer se presentan a concursos y en 1902 logran el premio por el Proyecto del Puente Monumental de Bilbao; en 1903 por el Proyecto de Gran Casino para Madrid; en 1904 por el proyecto del Puente Monumental sobre el Erumea en San Sebastián y en ese mismo año el premio para el Palacio de Comunicaciones en la plaza de Cibeles de Madrid, su obra más conocida.
Tras el éxito obtenido con este edificio se le encarga el Hospital de Jornaleros de Maudes, hoy Hospital Obrero de Cuatro Caminos y el Banco Español del Río de la Plata, hoy Instituto Cervantes.
Durante esa época, ejerció de profesor de dibujo en la Escuela Superior de Artes e Industrias y de la asignatura, proyectos de detalles arquitectónicos, en la Escuela de Arquitectura de Madrid durante dos cursos.
En el año 1917 Palacios y Otamendi se separan y Antonio Palacios trabaja sus proyectos en solitario. Sus obras adquieren una tendencia monumentalista que ya apuntaba anteriormente.
Ese mismo año es nombrado arquitecto de la Compañía del Ferrocarril Metropolitano y construye las primeras líneas del Metro. Construyó en la Puerta del Sol de Madrid una monumental estación coronada por un enorme templete de hierro y cristal, coronado por una gran marquesina, que hoy en día está emplazado en unos jardines de su pueblo, Porriño.  Diseñó accesos y estaciones con barandillas de hierro y piedra, balaustradas de granito y paredes forradas de azulejos.
Su fama llega a la prensa local viguesa y el resto de Galicia. Recibe diferentes encargos, la mayoría de obras religiosas, pero también de chalets y edificios públicos, que él proyecta sin recibir compensación económica alguna, en muchos  casos.
Su prestigio se cimentó en los monumentales edificios que proyectó para Madrid y que contribuyeron a  que la capital se situara entre las capitales europeas más monumentales. Hoy en día estos edificios son verdaderos iconos de la ciudad.MonasterioEn Vigo proyectó: El Real Club Náutico de Vigo, el Banco Viñas Aranda, hoy sede del Banco de Galicia, situado en Marqués de Valladares esquina Reconquista, el Monasterio de la Visitación de las Salesas Reales en el barrio de la Calzada (Teis) que hoy es una residencia de ancianos, el Templo del Mar de Panxón en Nigrán, el templo de la Paz en el monte de la Guía y el Teatro García Barbón que es uno de los edificios más emblemáticos de Vigo. Hecho de granito blanco que Palacios decía, era “el principal ornamento de la edificaciones viguesas” y que fue traído de las canteras de Castrelos.
En el año 1932 presentó un plan muy ambicioso conocido como el Plan Palacios para la remodelación y urbanización de Vigo, dicho plan no llegó a realizarse debido a la guerra civil y a la oposición por parte de la burguesía y del gobierno de la época, ya que incluía la destrucción del barrio antiguo para proyectar una ciudad con unas grandes avenidas con rascacielos, hoteles, bancos y consulados que discurría desde la estación marítima hasta el castillo-histórico y su gran cúpula. Su intención era lograr un crecimiento ordenado de la ciudad que durante la posguerra quedó abandonada a su suerte.
Palacios ansiaba una reforma del urbanismo gallego que potenciase las ciudades marítimas, ya que él consideraba que eran los motores del futuro desarrollo económico. Decía: “el engrandecimiento de nuestra patria gallega sólo se logrará al agigantarse sus tres grandes ciudades del litoral: Vigo, La Coruña y Villagarcía de Arosa”
Se sentía muy vinculado a Galicia “… queremo-la afirmación dos que poñen os medios pra que non se emigre. Que os catro millóns de galegos que andamos po lo mundo, poidamos vivir dentro de Galicia. Se logo queren sair a outras terras, que sexa fumando en pipa e tomando té e non por necesidades de traballo”
Otras obras de Antonio Palacios son: La remodelación de la Catedral de Orense, el “Nuevo Hotel” del Balneario de Mondariz, que quedará incompleto, un plan urbanístico para Villagarcía de Arosa, el proyecto de la Sociedad General de Autores, el edificio del Banco de Vizcaya en Madrid, la Casa del Conde Bugallal, el Sanatorio de la Fuenfría en Cercedilla y otros muchos proyectos para instituciones oficiales. También creó edificios de viviendas. En Galicia ideó obras regionalistas con una marcada influencia medieval posiblemente influenciado por la admiración que profesaba a Antonio Gaudí.
De los cargos que ostentó destacan los de: Presidente de la Sociedad Central de Arquitectos Jurado, Arquitecto Jefe del Ministerio de Fomento, Presidente de la sección de Arquitectura del Círculo de Bellas Artes y Vocal de la Junta de Urbanización del Ministerio de Gobernación. Mantuvo contacto con destacados personajes del galleguismo como Ramón Cabanillas, Castelao o Valentín Paz Andrade, aunque nunca compartió su compromiso ideológico. Aficionado a la pintura, algunas de sus obras están expuestas en el Museo de Pontevedra y en el Monasterio de Poio. También colaboró con el periódico Galicia con sus escritos en los  de que ensalzaba la Hispanidad.
En 1943 realiza el Templo de la Veracruz en Carballiño. Al principio, Palacios supervisa personalmente las obras pero, debido a su enfermedad tiene que hacerlo desde su casa del Plantío recibiendo allí al jefe de obras, animando a los promotores que debido a las dificultades económicas propias de la época tienen problemas por la escasez de cemento por las numerosas obras en embalses, la falta de transporte, el problema del combustible, etc.
Falleció en su casa del Plantío de Madrid el 27 de octubre de 1945 con 71 años de edad. Fue enterrado en la Sacramental de San Lorenzo de Madrid. Más tarde sus restos mortales fueron trasladados al pueblo que lo vio nacer, Porriño y descansa allí bajo una losa de granito de las canteras de Vila Fría en la que está grabado: Antonio Palacios – Arquitecto, como él deseaba.
En su memoria, el ayuntamiento de Porriño instituyó un premio anual que promueve la innovación empresarial llamado: “Premio Antonio Palacios”. También ha dedicado una calle y un instituto de enseñanza secundaria, así como una escultura realizada por el artista lucense Buciños, que se inauguró en febrero del año 2003. En el año 2011 se instala una segunda escultura en la glorieta de la calle Arquitecto Antonio Palacios en el cruce con la Avenida de Galicia y la calle Domingo el Bueno, realizada por Jesús Abel Balado, (Suso Balado).
Vigo le dedicó la calle que va de la Carretera de Porriño a la Avenida de Castrelos.
Gloria.
Información de: Wikipedia. La Voz de Galicia. Atlántico Diario y www.arquitecturavigo.blogspot.

3 comentarios sobre “ Antonio Palacios y Ramilo: El arquitecto que soñó un Vigo distinto

  • el 8 de diciembre, 2015 a las 9:45
    Permalink

    Conocía la biografía de Antonio Palacios. Tengo buena memoria para recabar datos y almacenarlos en mi complicada cabeza, por eso algunos los recordaba y otros aparecieron de nuevo al leer el magnífico trabajo que Gloria hace, con cada uno de los homenajeados.

    Esperamos el próximo.
    Miguel.

  • el 8 de diciembre, 2015 a las 13:22
    Permalink

    Una biografía muy interesante, como todas las que nos muestras, Gloria.
    Admiro tu capacidad de resumir porque me consta que es tarea de emplear tiempo.
    Gracias una vez más.

  • el 10 de diciembre, 2015 a las 23:33
    Permalink

    Un buen artículo Gloria y bien documentado. Gracias y saludos. Alex

Comentarios cerrados.