“Algo más sobre el día del libro”

INCA-GARCILAZO-DE-LA-VEGAEl 23 de abril fue escogido por la Unesco para ser declarado “el día universal del libro”. Como todos sabemos, ese día las librerías hacen un descuento al comprar uno, algo que muchos procuramos aprovechar, también solemos regalar un libro, bien sea al cónyuge, al novio o novia,  a los padres o a los hijos, en fin, la cosa está en aprovechar ese día para incitar a la lectura.
El motivo de esta celebración es conmemorar el fallecimiento de dos grandes escritores; Miguel de Cervantes y William Shakespeare, que según se dice fallecieron el mismo día y año, pues bien, esto no es del todo cierto ya que el manco de Lepanto murió el día 22 de abril y fue enterrado el día 23, pero el bardo de Avon falleció el 23 de abril según el calendario Juliano que corresponde al 3 de mayo según el calendario Gregoriano, y como es sabido en los países protestantes continuaron rigiéndose por el antiguo calendario Juliano, no así en los países de influencia católica que  adoptaron rápidamente el Gregoriano.02 Pero en este día también fallecieron otros escritores tales como: El inca Garcilaso de la Vega, quien falleció el mismo día y año que William Shakespeare y Miguel de Cervantes y en el siglo XX Josep Plá,  el gran escritor catalán que murió en el año 1981 y Edgar Neville, escritor y director de cine,  por nombrar algunos de los más conocidos.
Pero el 23 de abril siempre nos traerá el recuerdo de Cervantes y Shakespeare porque ambos fueron los más grandes en sus respectivas lenguas. Se han querido hallar similitudes entre la vida del español y el inglés, pero aparte de su genialidad, sus historias no se parecen demasiado:
Cervantes, era hijo de un cirujano y el padre de Shakespeare era comerciante. Ambos progenitores tuvieron problemas económicos, el padre de Cervantes fue a la cárcel por deudas contraídas y el de Shakespeare cayó en desgracia al ser acusado de un comercio ilegal y a consecuencia de una deuda contraída  con el padre de Anne Hathaway tuvo que aceptar que su hijo de 18 años se casase con ésta que era mayor que él y estaba embarazada de otro hombre, los amigos del padre hicieron una colecta para reunir el dinero adeudado y que así el muchacho no se viera obligado a contraer matrimonio con ella, pero no lograron impedir la boda. La pareja tuvo dos hijas y un hijo que murió joven.
Cervantes por su parte se traslada a Roma donde ejerce como camarero de monseñor Acquaviva hasta que, según parece es acusado de herir en duelo a un maestro de obras, por lo que se alista para luchar en la galera la marquesa, para ir a la batalla de Lepanto. Enfermo de malaria lucha valientemente y es herido en una mano que le queda inutilizada, por lo que es denominado “el manco de Lepanto”. No tuvo suerte Cervantes, ya que cayó prisionero y tuvo que ser rescatado, como recaudador de impuestos, depositó sus cobros en un banquero que quebró, por lo que fue  a la cárcel. Como escritor no logró hacer fortuna, ya que, aunque su libro más famoso, Don Quijote de la Mancha fue editado en diferentes idiomas no le proporcionó fortuna.
Por el contrario, Shakespeare después de unos años oscuros reapareció en 1592 como dramaturgo en Londres y comenzó a tener éxito. Destacó como actor, escritor y copropietario de una compañía teatral muy popular. Tuvo una época próspera y llegó a poseer un teatro que a los dos años de retirarse a su pueblo natal en 1611, se incendió perdiéndose gran parte de su trabajo, incluida la comedia “Historia de Cardenio”, inspirada en D. Quijote de la Mancha, lo que demuestra que Shakespeare leyó al menos la primera parte del libro, aunque no se sabe si llegó a leer la segunda. Cuando murió ninguna de las dos hijas de Shakespeare tuvo descendencia, la de Cervantes sí tuvo una hija, Isabel Sanz, que murió antes de que lo hiciera su abuelo, por tanto con ambos se extinguió la estirpe.
No se sabe con exactitud donde está enterrado Cervantes, recientemente se intentaron localizar sus restos en el convento de las trinitarias descalzas, se encontró un ataúd con las iníciales, M.C. que se cree pudiera ser el del genial novelista, pero al no tener con quien contrastar el ADN, no es posible asegurarlo al cien por cien.
Sin embargo, la tumba de Shakespeare sí se sabe dónde está,  pero el siguiente epitafio: Buen amigo, por Jesús, abstente
De cavar el polvo aquí encerrado.
Bendito sea el hombre que respete estas piedras.
Y maldito el que remueva mis huesos.
Que según dice la leyenda escribió e hizo colocar en su tumba el propio autor, impidió, hasta la fecha que ésta fuese abierta, a pesar de que según se cree, junto a su cadáver se guardan sus obras inéditas.
Texto: Gloria.

La foto de J. Plá es de  http://www.casadecultura.org/ y la de Garcilaso de <triunfocusco.blog>

2 comentarios en ““Algo más sobre el día del libro”

  • el 26/04/2016 a las 1:52 pm
    Permalink

    Muy interesante lo que nos trasmites.
    Personajes de gran talla y, como reflejas, la vida guió con distinta suerte.
    Enhorabuena, Gloria.

  • el 09/05/2016 a las 11:16 am
    Permalink

    Gracias Tucho porque sin tu artículo pasaría el 23 de abril desapercibido.Es muy interesante toda la información que aportas .Tanto Cervantes como Shakespeare son dos monstruos de la naturaleza que no fue gratuito que coincidieran en el tiempo

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: