"A proposito de la Sexualidad en la Tercera Edad"

“Sugiero que llamemos sexo
a algo distinto
que incluya desde los besos hasta
sentarse juntos”
SHERE HITE

La sexualidad atraviesa toda nuestra existencia, a través de la misma nos procreamos, forjamos una identidad, nos relacionamos con los demás y fundamentalmente establecemos vínculos en los que intercambiamos afectividad y placer. No se reduce a genitalidad, coito o reproducción. La sexualidad humana es mucho más compleja y está determinada por múltiples aspectos que han ido moldeando los roles de género y la estructuración socio – familiar.

Por lo mismo no podemos pensar que es exclusiva de la juventud y de la vida adulta, puesto que nunca, a pesar de los cambios que vayamos experimentando, dejamos de ser hombres o mujeres, nunca dejamos de amar, de sentir deseo, o de tener una gran necesidad de reconocimiento y compañía.
Sin embargo en una sociedad tan liberada y tolerante para el desparpajo y el derecho al goce, sigue siendo un tanto enigmática e invisible la importancia de la sexualidad en la vejez, algo que parece estar condenado al prejuicio y a la vergüenza.
Tal vez primero sea necesario romper con esa relación entre placer sexual y belleza o sexo y juventud. Puesto que, así como tenemos derecho a envejecer, también lo tenemos a sentir…
En estudios sobre gerontología, vemos que la salud sexual, es muy importante y aporta calidad de vida a las personas mayores, pero aquí nos encontramos con otro elemento a tener en cuenta, tanto por parte de las instituciones geriátricas, como en el ámbito familiar, se observa que por lo general no tienen en cuenta el derecho a la intimidad de este colectivo, porque se necesita de un ambiente en el que se respete la PRIVACIDAD de los mayores para crear un clima en el que las personas puedan encontrarse y amarse.

También es cierto que hay múltiples factores que inciden en la vida sexual, la salud y el equilibrio físico, la posible pérdida del o la cónyuge, los efectos secundarios de algunos medicamentos, la pérdida de deseo sexual, y otras causas que forman parte ineludible de esta etapa de la vida.

Pero lo verdaderamente importante, es que podamos expresar nuestros sentimientos libremente, sin que nadie sienta que ya somos mayores para algunas cosas…

Marcela D’Ambrosio
Psicoanalista

2 comentarios en “"A proposito de la Sexualidad en la Tercera Edad"

  • el 20/12/2010 a las 8:10 pm
    Permalink

    Me parece un excelente artículo para leer con calma y después analizar. De una manera sencilla nos introduce en una problemática que hasta hace poco tiempo se podría considerar un tabú, pero que está ahí y no se puede esconder.

  • el 21/12/2010 a las 5:14 pm
    Permalink

    Dejadme sentir, antes que mirar u oir. sentir la mano de la amada, sentir el mensaje de su mirada, sentir el amor en sus palabras. Para mi es más importante sentir que vivir. No quiero contar el tiempo, solamente las emociones que voy sintiendo. Felicidades. Miguel Correa

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: