A mi suegra Elvira le pican los mosquitos

Mosquitos
Elvira y su hija Charo se encuentran en una cafetería desayunando…
-En verano todas las mañanas me despierto acribillada por los picotazos de los mosquitos.
-Utiliza uno de esos aparatos electrónicos que los ahuyentan – Responde  Charo a su madre.
-Compre tres de marcas diferentes, y nada… Yo es que tengo la sangre muy caliente y atraigo a los mosquitos machos, de siempre…
-Los que pican son las hembras.
-Pues serán lesbianas porque yo a los machos los vuelvo locos. Mira, un mosquito es verme y lanzarse con el aguijón de punta para clavármelo…Siempre he pensado que debe ser mi sangre muy dulcita lo que les lleva a buscarme entre el resto de humanas.
-Mamá quería preguntarte… así entre nosotras –Dice Charo bajando la voz y acercando la cara a la de su madre.
-Dime hija –Responde Elvira también en voz baja.
-¿Qué le regalaste a Julito el día de su comunión?
-Le di un billete gordo.
-Gordo si, pero de cuanto.
-De los gordos de verdad.
-¿Cien euros?
-No.
Charo mira a su madre que baja la mirada.
-¿Uno de doscientos?
Elvira no levanta la vista del suelo.
-Mamá, te estoy haciendo una pregunta.
-No.
-¿No qué?
-No era de doscientos.
-¿De cincuenta? –Pregunta con sorpresa Charo.
-No.
-Pues no hay más billetes que yo sepa.
-Si hay.
-No. Yo el más grande que he visto es de doscientos euros.
-Hay uno moradito que se ve poco –Responde Elvira todavía con los ojos mirando los zapatos rojos de su hija mientras su cara toma el mismo color.
-¿No le habrás dado a la zorra de mi hermana quinientos euros por la comunión de Julito?
-Es mi único nieto macho.
-Tienes dos nietas más. Y te recuerdo que también hicieron la primera comunión.
-Si pero a ellas les di pesetas porque aún no había lo de los euros.
-¿Tú sabes el valor real del dinero que le has dado?
-Si, ya te he dicho que quinientos euros.
-OCHENTA MIL PESETAS DE LAS DE ANTES.
-Venga ya. Las pesetas ya no cuentan, estás muy antigua Charo, ahora hay que pensar en euros y dejarse de pesetas.
-Con la mierda de comida que puso –Comenta Charo– Porque mamá ¿No me dirás que comiste bien en la comunión de Julito?
-Las familias se reúnen para celebrar, no por lo que se vaya a comer.
-Si, pero unas croquetas chuchurrías, unas empanadillas rellenas de no se qué, y cuatro platos de choped pork, mas dos platos de aceitunas, dos bandejas de patatillas y unas gambas en gabardina, no son para darle quinientos euros.
-Mira ahí viene Marichu –Señala mi suegra Elvira aliviada.
-Hola –Se acerca Charo cariñosa a su hermana– Precisamente estábamos hablando de ti, por lo de la comunión de Julito… Todo delicioso.
-Gracias Charo, pusimos buffet frío en plan picar, porque con este calor no apetece  otra cosa.
-Riquísimas las aceitunas rellenas de pimiento, yo soy más de angulas, pero estaban deliciosas… Las gambas parecía que tuviesen cazadora en vez de gabardina…. Ja, ja, ja
-Ja, ja, ja, ja, –Se ríe también Marichu- Al final lo importante es pasarlo bien y reunirse las familias.
-Eso mismo le decía yo antes que llegases Marichu… Porque Charo me comentaba que quinientos euros… –Responde Elvira mientras su hija Charo la sujeta del brazo y le da un pellizco profundo de esos con ensañamiento para que cierre la boca.
-Quinientos euros es una cantidad muy bonita para el regalo de una abuela a su único nieto varón ¿Eso te decía, verdad mamá? –Pregunta Charo mientras sujeta del brazo a su madre y le da otro pellizco.
-¡¡Aaaay!!
-¿Mamá todavía te duelen los picotazos de los mosquitos? –Pregunta Charo.
-A ver enséñame mamá –Pide Marichu.
-Fijate Marichu, pobre mamá, verás como tiene los bracitos llenos de cardenales, parece del Vaticano…
-Yo diría que son pellizcos, más que picaduras de mosquito –Responde Marichu contemplando la carne amoratada.
-Es que la dejaron sin sangre… Me decía que cada mosquito macho que la ve, se lanza con el aguijón de punta… Se compró tres aparatos de esos que alejan los mosquitos, pero eran de marcas malas y no le funcionan, porque como este mes tuvo el gasto extra de la comunión de Julito… Pues a sufrir… Es así la vida ¿Verdad mamá?  ¡¡Ay, que te quiero yo más!!

El-libro-150x150 el aliento de cristalTexto e  Imagen:  Miguel A. Méndez González

Autor: “El aliento de Cristal”

alientodecristal@gmail.com

8 comentarios sobre “A mi suegra Elvira le pican los mosquitos

  • el 25 de julio, 2015 a las 9:41
    Permalink

    Pues la suegra Elvira tiene razon, 500 euros es un regalo muy bonito para un nieto. Ojala mi suegra se los regalaras por la comunión a mis hijos.
    Esta Elvira, hoy me dio pena. Pero es muy simpática.

  • el 25 de julio, 2015 a las 12:28
    Permalink

    Habilidosa mezcla la que Miguel hace entre el humor y la ternura.

    Feliciidades a la suegra.

  • el 25 de julio, 2015 a las 17:47
    Permalink

    con humor esta suegra va mostrando verdades que vivimos a diario muchas familias, algunos se sentirán reflejados, pero todos identificados de una u otra forma..

  • el 25 de julio, 2015 a las 18:32
    Permalink

    Hoy me ha gustado mucho el relato de la suegra. Como la hija le fue sacando hasta descubrir que le había dado quinientos euros al nieto por la comunión.

    Un saludo a los que hacen la revista.

  • el 25 de julio, 2015 a las 22:03
    Permalink

    Si da 500 porque es mucho; si da 50 sería tacaña. La comida… En fin el caso es criticar.
    Para muchos, las celebraciones terminan siendo un circo porque no saben ni lo que se celebra.
    En las historias de Elvira queda muy bien reflejada la incoherencia de esta sociedad.

  • el 26 de julio, 2015 a las 18:47
    Permalink

    Me ha gustado mucho y muy apropiado para esta época donde se celebran tantas comuniones.
    Felicidades.
    Atentamente
    Guadalupe Aguilera.

  • el 27 de julio, 2015 a las 11:55
    Permalink

    La verdad es que me divierten las historias de mi suegra Elvira, la sigo desde hace unos meses y es tremenda.

    R.

  • el 29 de julio, 2015 a las 12:48
    Permalink

    Divertidas y con pequeños toques para reflexionar sobre comportamientos donde todos nos vemos de una u otra manera representados.

    Un cordial saludo.

Comentarios cerrados.