A la luz de un candil 2º Parte

    dia-11-agosto.jpgBombilla Standard (claras)
Potencia (W)     15     25     40     60     75     100     150     200     300     500     1000
Flujos (lm)     90     230     430     730     960     1380     2200     3150     5000     8400     18800
Bombillas Softone (mateada)     Bombillas velas Softone (matada)     Bombillas  periformes ampolla
Potencia (W)     25     40     60     75     100     15     25     40     60     15     25     40
Flujos (lm)     210     380     650     880     1240     90     200     400     660     110     170     420
Para minimizar algunas de las desventajas de este tipo de lámparas se han realizado las lámparas incandescentes halógenas, también denominadas de “cuarzo-yodo” y que han experimentado en la actualidad un rápido desarrollo.

2. Lámparas halógenas.

Al igual que las lámparas incandescentes son radiadores térmicos. Un filamento de wolframio, un metal particularmente termorresistente, se encuentra en el interior de una ampolla de vidrio llena de gas noble y se pone incandescente mediante una corriente eléctrica, produciendo de esta manera luz y calor.

Las lámparas halógenas han permitido eliminar en gran parte las desventajas de las lámparas incandescentes. Las ampollas de las lámparas halógenas se fabrican de cuarzo, reduciéndose el tamaño. El cuarzo es apropiado para temperaturas altas y su ampolla más pequeña produce estabilidad. La presión del gas es aumentada, mayor efecto de frenado,  y además se añaden halógenos al gas (la base para el ciclo de renovación).

El proceso cíclico impide  el ennegrecimiento de la ampolla por las partículas  evaporadas de wolframio y proporciona un flujo luminoso constante. El wolframio evaporado del filamento incandescente se combina en temperaturas de aproximadamente 1400 °C, antes de llegar a la pared de cristal, con las partículas gaseosas halógenas. Por circulación térmica este compuesto halógena-wolframio llega de nuevo a las inmediaciones del filamento, más caliente, y se descompone. Las partículas de wolframio se depositan en el filamento y los halógenos son liberados otra vez para un nuevo ciclo.

 Marino Lamas Costa.

TR

A %d blogueros les gusta esto: