Sicilia: Un viaje completo por nuestra cultura mediterránea (1º parte)

Les invito a compartir conmigo, , un viaje por Sicilia. Fui con un nutrido grupo de viajeras y viajeros de nuestro Centro, a primeros de septiembre. Un grupo curtido en los viajes que hizo todo más fácil y agradable.

Realizamos un recorrido extenso, con un calor que se metía en la piel durante todo el dia. Ese calor que genera el sol y el mar unidos. Pero nada importaba porque Sicilia es así, diferente, sin adjetivos clásicos para definirla. No, a Sicilia no se la puede definir como bonita o fea, es diferente, grandiosa y fascinante. Te sorprende desde el principio al final. Para un buen viajero, Sicilia es lo inesperado, la maravillosa sorpresa diaria. Un mundo donde las contradicciones se armonizan, gustan incluso porque te llevan a preguntarte los porqués del lugar que visitas. Sicilia está llena de peculiaridades propias, donde ha quedado la huella de un rico pasado de culturas muy diversas que la invadieron: desde los griegos, que dejaron sus magníficos templos, la impronta de los romanos, los árabes, los normandos y los españoles. Así de rica es su cultura, por eso Sicilia es única y sorprendente
Empecemos nuestro recorrido en Segesta y sus Templos Dóricos

Cómo verán, en este recorrido yo les pongo una serie de enlaces al lugar, para que entren y amplíen esos conocimientos históricos, que no tienen lugar en la presente crónica. Son datos que pueden consultar mejor en estos enlaces que les indico en color azul. Yo me limito a unas pinceladas básicas, en cuanto a datos técnicos. Lo que quiero reflejar en mi crónica, como buena viajera, son mis propias emociones y opiniones de cada lugar. Un ejercicio muy importante cuando se visita cualquier país. Después, que cada cual saque sus propias conclusiones. Es una forma de establecer un diálogo con los lectores de la revista digital y compartir mi viaje.

Como les decía, en Segesta, con un magnifico Parque Arqueológico, nos quedamos con la boca abierta al ver tanta belleza y armonía en sus templos griegos. Templos que siguen en pie, con toda su grandeza, a pesar de los siglos  y  las guerras. El increíble Templo Dórico es  muy largo y está bien conservado.

Segesta fue una de las principales ciudades de los “Élmos”, un pueblo que, según la tradición, provenía de la mítica Troya. Pero  sufrirá invasiones de todo tipo, vándalos, árabes, normandos, etc. Y, a pesar de todo, ahí están, perfectamente esos templos que aguantaron tantos siglos, tantas batallas y tantas historias. Tal vez por eso me cautivaron tanto. Si van por Segesta tienen que ver: el Templo Dórico, el Teatro y las murallas. Todos están en el Monte Bárbaro.

Erice: “Las leyendas y el amor”

De este pueblo, también un auténtico museo al aire libre, con su calzada romana y construcción medieval, me gustan sus artísticas pinturas murales de mujeres, llenas de color. Arte en la calle. En Erice visitamos la iglesia, sencilla y bonita, donde vemos un curioso y original Belén, grande, con figuras donde se representan a los propios lugareños. Son muñecos de trapo, con sus caras de sicilianos, ovejas, mujeres que preparan la comida y un gracioso campanario donde suena la campanita. Muy original.  Y, por supuesto, la artesanía, las pequeñas tiendas de suvenires con farrapos hechos a mano.

Cuenta la leyenda que en  Erice, que está en la provincia de Trappani,  el hijo de la diosa del amor, Afrodita, fundó la ciudad en honor a su madre y puso un templo en la cima dedicado a ella. Actualmente vemos un castillo, conocido como “Castillo de Venus”-SXII, que fue construido sobre las ruinas de un antiguo templo romano.  Volvemos a pasear por sus calles que datan de la época normanda-1167, admirando palacios, murallas y un buen número de iglesias.

Agrigento: “La ciudad más bella de los mortales”.

Así es como se la conoce por la zona. Y en verdad que lo es. Si no me creen visiten el Valle de los Templos, donde se alzan, con orgullo, diez espléndidos templos dóricos de la época de los griegos. Me gusta especialmente, el Templo de la Concordia, por su  serena belleza y, sobre todo, porque no ha sufrido ninguna intervención para recuperarlo.   De medidas perfectas, donde se aplican esos conocimientos matemáticos que hablan del número áureo (número de Dios). Esas medidas que crean serenidad y armonía de tal forma que nunca te cansas de mirar.Sus piedras aquí sí le hablan al viajero, y te cuentan la fascinante historia  de nuestra cultura.

Como no podía ser menos, la ciudad de Agrigento fue fundada por los griegos en el 508 a.C. Luego fue invadida y ocupada por romanos, bizantinos , cristianos, etc. Una fantástica gama de culturas que hacen de esta ciudad, y de toda Sicilia, ese lugar fascinante y especial rico en arte, belleza y diversidad.

Cuando vayan al Valle de los Templos recuerden que es una zona declarada, por la Unesco, Patrimonio de la Humanidad. Un lugar único y especial, como no hay otro en el mundo. Este Valle fue considerado, en la antigüedad, como un lugar sagrado. En él hay 7 monumentos, templos sobre todo, de estilo dórico, que datan de  los siglos VI y V a.C y, además, están muy bien conservados.

Ragussa : Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

La ciudad donde el estilo Barroco alcanza su máximo esplendor. Pero han de ir al casco histórico, a Ragussa Ibla, donde verán estos magníficos edificios del barroco tardio: la Catedral de San Giovanni, varias iglesias y palacios, las calles y, por supuesto, han de probar sus curiosos helados de vino, blanco o rosado.

Ragusa- Catedral de San Giorgio

En 1693, hubo un terremoto devastador que destruyó la ciudad. Pero la vuelven a reconstruir nuevamente. Entonces un grupo de ciudadanos decide vivir en la parte antigua (Ragussa Ibla) y otros se instalan en la parte moderna. Con lo cual la ciudad va a quedar dividida en 2 zonas separadas por el  Valle de los Puentes.

Noto:  El esplendor del barroco.

Estamos en la provincia de Siracusa, rodeados de edificios barrocos espléndidos. Aunque Noto fue refundada tras el terremoto del Etna en 1693, luce grandiosa y espectacular. Nos paseamos por la calle principal, parando en la Catedral de San Carlo Borromeo, la de San Doménico y alguna otra más.

Pero quedamos todas entusiasmadas en la llamada “Calle de los Balcones”, y sus esculturas sujetando el balcón, muchas y diferentes. Noto se nos quedó a todo el grupo en la retina por la belleza de tantos edificios barrocos, su calle principal, otra vez, los helados.

Siracusa, la ciudad de mi admirado  Arquímedes.

Fundada en el 733 a.C, se convirtió en la ciudad más grande de la antigüedad. La llamaban Syraka. Todos los monumentos arqueológicos, fueron declarados Patrimonio de la Humanidad. Pero su casco histórico está en Ortigia, unida a la ciudad más moderna por un puente. Cruzamos ese  puente- Puente Nuevo- y nos encontramos con las ruinas solemnes del Templo de Apolo- 565 a.C. A pocos metros está la Plaza del Duomo, la Iglesia de Santa Lucia y la Catedral-s.VII, que fue construida sobre las ruinas del Templo de Atenea. Como verán, insisto en poner los siglos porque he quedado asombrada de ver cómo es posible, casi milagroso,  que perviva todo este patrimonio si tenemos en cuenta que Sicilia ha sufrido una serie de terremotos terribles a lo largo de su historia, por lo hablar de invasiones y guerras.

Vamos al Parque Arqueológico de Neápolis, cerca de Siracusa, para ver el  estupendo Teatro Griego donde, el propio Platón  dio allí un discurso, el Anfiteatro romano, las canteras de piedra (Latomía) y la curiosa y divertida “Oreja del dios Dionisios”, una gruta con una acústica excepcional. Por esta zona se cree que está la tumba del Arquimédes. Y un poco más adelante, aunque no lo visitamos,   está el  Santuario de la Virgen de las Lágrimas, que aunque no lo pudimos ir a ver, nos hablaron del mismo como un templo, con forma cónica, y muy visitado por gentes devotas de esta Virgen.

Me quedo en Siracusa , un poco más y la próxima semana continuaré compartiendo, contigo lector, mi viaje a Sicilia. Aún nos queda por visitar Catania, el Etna, Taormina y Palermo. También les contaré la hermosa leyenda de la Trinacria, el símbolo de Sicilia. Pero  en la próxima entrega. Vayan a los enlaces que les pongo y conozcan a fondo la isla siciliana que es todo un descubrimiento único y gozoso.

Texto- Alex

Fotos- Varias usuarias

Un comentario sobre “Sicilia: Un viaje completo por nuestra cultura mediterránea (1º parte)

  • el 28 de septiembre, 2018 a las 17:29
    Permalink

    Magnifica reportaxe propia dunha magnifica profesional. Tanto a escrita como as fotos abren a mente ao disfrute da beleza de Sicilia.
    Tarabéns miga Alex

Comentarios cerrados.