Buenos días, pan

Lunes: Algunos amigos que trabajan se lamentan de lo rápido que se va el fin de semana. Las circunstancias pueden llevarnos a tener un trabajo que no nos gusta.   Es como el pescado con tantas espinas. Cuando aprendemos a comerlo es exquisito. Así es la vida. Lo importante es la rosa. Buen día, beso y abrazo.

Martes: Las hojas muertas alfombran el suelo. Se pudrirán y transformarán en abono. Todos los días hay noticias de gente que muere: ahogados, accidentados, emigrantes, asesinados. Estos no son abono para la paz. La paz se abona con abrazos. Buen día, beso y abrazo.

Miércoles: Si me quedo un poco más en la cama, el sol entra por las rendijas de la persiana y me da en los ojos hasta que me levanta. Esto me hace sonreír y sube mi autoestima. Que toda una estrella, que da luz y energía a todo el planeta se entretenga haciéndome cosquillas para echarme del lecho, hace que me sienta especial, es todo un privilegio. En la vida de cada uno, dentro de la ostra de nuestro entorno hay una perla; encontrarla es lo que hace diferente mi vida. Buen día, beso y abrazo.

Jueves: Al despertar lo primero que hago es estirarme y bostezar. Da un gusto. El resto del día va a estar lleno de pequeños placeres: el desayuno, la ducha, el aire fresco en la cara, un abrazo, una sonrisa… ser consciente de ello es sentir que la vida es una gozada. Buen día, beso y abrazo.

Viernes: En clase de baile el profesor nos indica que para hacer una figura antes hay que prepararla y de ello depende que salga mejor. También tengo que preparar mi día para mejorarlo. Poner todos los sensores a funcionar para percibir cada momento y reaccionar positivamente. Levantarme con la idea de que depende de mí disfrutar del ahora, yo soy el protagonista. Buen día, beso y abrazo.

Sábado: En estos días en que el tiempo es bastante protagonista, con huracanes, gota fría, variaciones bruscas de temperatura, pienso que un pequeño gesto de paz de cariño, si se propaga, se encadena, como una ola, puede producir un terremoto de ternura. Por eso es bueno comenzar ya. Buen día, beso y abrazo.

Domingo: Hay un alimento que destaca sobre los demás. Es sencillo y sabroso. Lo como todos los días y me encanta. Es el pan. Un poco de harina y agua, una pizca de sal y levadura y ya. Qué bueno sería hacerme pan al despertar y que todo el mundo se sintiera bien al encontrarse conmigo. ¿Y si todos nos hacemos pan? Buen día, beso y abrazo.

Texto:  Jesús Muñiz González

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.