Buenos días, lluvia

Lunes: En la televisión anunciaron una bajada importante de las temperaturas, sin embargo, el domingo, paseando por la playa, experimentaba el privilegio de vivir en un sitio como este, donde la belleza te abraza con una fuerza irresistible. Claro que lo importante es dejar que la vida te abrace donde quiera que estés. Buen día, beso y abrazo.

Martes: Me llamó el fontanero para saber si estaba en casa y venir. Después de hora y media de espera lo llamé y todo era un error. No era aquí a donde venía. Cuantas veces interpretamos sin reflexionar y luego resulta que nos equivocamos. Lo mejor entonces es reírnos y aprender. Buen día, beso y abrazo.

Miércoles: Estoy intentando hacer algo que nunca había hecho. Ilusionarse con hacer algo nuevo es como tomar una vitamina   revitalizadora. Las ganas de vivir en realidad son ganas de hacer. Buen día, beso y abrazo.

Jueves: Buscando música de fondo de cine mudo me quedé mirando una escena de Charlot donde se come una bota. Lo hace con tal exquisitez y elegancia, que parece saborear un manjar. El estilo con que afronte cada momento del día hace cada hora rica, rica. Buen día, beso y abrazo.

Viernes: Se incorporó una muchachita al grupo de teatro. El ensayo resultó bastante desolador, más de la mitad de las escenas no se hacían por ausencia de los actores y todavía hay papeles sin dar. La chiquita nueva se fue encantada con el grupo y con la obra.

Me recuerda que la esencia va en frasco pequeño. Buen día, beso y abrazo.

Sábado: Comimos el primer cocido de la temporada: exquisito. Con su poquito de todo. Así es la vida cada día, con su poquito de muchas cosas, vivir el conjunto es delicioso. Buen día, beso y abrazo.

Domingo: Vi el final de una película que trataba de una condenada a muerte. Se esperaba con angustia el indulto y terminó en la cámara de gas. Millones de personas mueren de hambre. Yo puedo ayudar a indultar a una y ese es un gran motivo para vivir. Buen día, beso y abrazo.

Texto: Jesús Muñiz González