Sushi de Salmón y aguacate

El sushi es, sin duda, la elaboración que más representa a la gastronomía nipona. Su estética, su técnica y su gran sabor hace que hoy en día haya mucha más gente que se anima a comer estos deliciosos manjares. Esta receta la elaboró mi hija y una amiga para una cena de cumpleaños, unos deliciosos makis de salmón con aguacate. Espero que os guste.

Ingredientes:
300 gramos de arroz para sushi
100 mililitros de vinagre de arroz
1 cucharada de azúcar
1 cucharada de sal
150 gramos de salmón
1 aguacate
5 algas nori

Salsas:
Soja
Wasabi
Jengibre

Elaboración:

Lavamos el arroz hasta que el agua salga clara. El arroz tiene que estar libre de almidón por lo que debemos lavarlo muy bien.

Cocemos con el doble de agua hasta que se reduzca durante 15 minutos bien tapado. Dejamos reposar otros 10 sin destaparlo.

En un cazo pequeño calentamos el vinagre de arroz y añadimos la cucharada de azúcar y de sal. Removemos hasta que se disuelva bien. Reservamos.

Extendemos el arroz sobre una bandeja plana esparciéndolo con la ayuda de una pala de madera, para que se enfríe antes de utilizarlo.

Mientras reposa iremos añadiendo el vinagre por encima del arroz, moviéndolo para que llegue a todos los granos.

Cortamos el salmón en láminas alargadas no muy gordas. Haremos lo mismo con el aguacate.

Tenemos que asegurarnos de que el pescado sea apto para consumir crudo. El salmón fresco tiene que congelarse durante 48 horas.

Sacar la pieza de la bolsa de vacío, y lavarla con agua muy fría, secar con toallas de papel y descongelar en la nevera. Dependiendo del tamaño de la pieza, tardará por lo menos un día

Puedes hacerlo con salmón ahumado y evitar el paso de la congelación.

Sobre una esterilla de bambú con papel film extenderemos el alga nori. Pondremos una fina capa de arroz por encima dejando un pequeño borde.

Colocaremos las láminas de salmón y de aguacate cerca del extremo más cercano a nosotros y enrollaremos con cuidado.

Pegaremos el alga hidratándola con los dedos mojados en agua.

Haremos este proceso con todas las algas.

Dejamos reposar en la nevera un par de horas.

Cortamos con la ayuda de un cuchillo afilado, limpiándolo con agua entre corte y corte y servimos con salsa de soja, wasabi y jengibre.

Texto: Raquel

Fotos: Marta