Calabacines rellenos de carne

Una receta admite múltiples variaciones y podéis prepararla con el relleno que os apetezca de carnes, pescados, marisco, de huevo o solo de vegetales. Al horno con queso Parmesano o el que más os guste. Nos encontramos con una combinación de sabores y todos están buenísimos.

 

Ingredientes:
4 calabacines medianos
2 cebollas
3 diente de ajo
1/2 kg de carne picada: mezcla de ternera y cerdo
Aceite de oliva virgen
2 tomates grandes
1 pimiento rojo
1 zanahoria grande
1 guindilla (opcional)
1/2 vaso de vino blanco
100 g de queso rallado para gratinar (a vuestro gusto, a mi me encanta el parmesano,)
Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)

Elaboración:
Cortamos los calabacines en dos mitades de manera longitudinal

Los vaciamos con una cuchara de postre, raspamos con cuidado para no cortarlos dejando por los lados un dedo de pulpa. Reservamos la carne del calabacín en un plato para el posterior relleno.

En una cazuela grande calentamos agua, cuando empiece a hervir echamos 1 puñado de sal y un chorrito de aceite de oliva virgen, introducimos los calabacines un minuto y retiramos. Los dejamos escurrir con la parte de la piel hacia arriba y reservamos.

Escaldamos los tomates, les quitamos la piel y los picamos en cuadraditos pequeños. Picamos las cebollas, la pulpa de los calabacines que tenemos reservado, el pimiento rojo y los diente de ajo, todo bien picadito. Pelamos y picamos la zanahoria lo mejor posible, cuanto más fina sea mejor para que quede blandita al hacer la salsa. (Yo la corto en tiras finas con el pelador de las patatas y después en trocitos)

En una sartén calentamos aceite de oliva, pochamos las cebollas, el calabacín y el ajo. Dejamos que se hagan un poco; incorporamos la zanahoria y el pimiento rojo. Cocinamos todas las verduras a temperatura media baja unos 15 minutos.

Salpimentamos la carne. Echamos la carne picada a la sartén con las verduras y espolvoreamos un poco de perejil y orégano. Sofreímos durante unos minutos a fuego suave, sin dejar de remover.

Añadimos el tomate cocinamos unos minutos más y echamos el vino blanco, dejamos que se reduzca todo hasta que nos quede una salsa espesa. Aproximadamente unos 15 minutos a fuego suave.

Comprobamos el punto de sal y si hace falta rectificamos. Reservamos y dejamos que se enfríe.

Rellenamos los calabacines con el sofrito de carne bien escurrido, con ayuda de una espumadera para que escurra todo el caldo. Espolvoreamos con el queso que más os guste y los introducimos en el horno 40 minutos con calor arriba y abajo a 180º C.

Retiramos del horno y montamos el plato con dos mitades,  un calabacín por persona. Acompañamos con una buena ensalada.

Servimos calientes. Buen apetti.

Texto y fotos:
Raquel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *