Arroz con choco en su tinta

Os presento un plato lleno de sabor con mucha tradición en Galicia: el arroz con choco en su tinta. 

Cada año en el mes de mayo se celebra en Redondela “a Festa do Choco” en la que se realiza una competición gastronómica dedicada a este cefalópodo. Además del conocido choco con arroz, otro plato típico de la cocina gallega es la exquisita empanada de choco.

Ingredientes:
1 Choco (unos 800 gr)
1 cebolla
1 pimiento rojo
1 pimiento verde
2 tomates
2 dientes de ajo
Unas ramas de perejil fresco
Caldo de pescado (3 medidas de caldo por cada una de arroz)
350 gr de arroz
Sal
Pimentón de la vera (una cucharadita)
Aceite de oliva

 

Ingredientes caldo:
1 Puerro
2 zanahoria
2 cabezas de pescado o unas espinas.

Elaboración:
En primer lugar prepararemos un caldo o fumet de pescado. Para ello picamos fino el puerro y las zanahorias, lo cocemos en un litro de agua, junto con las dos cabezas de pescado, durante una hora. Una vez hecho, lo colamos y lo reservamos.

Limpiamos con cuidado el choco para no romper la bolsa de la tinta (yo le pido a la pescadera que me lo limpie y no corro riesgos). Troceamos y reservamos con su tinta.

Cortamos la cebolla en juliana, los pimientos, los ajos, y el perejil. Troceamos los tomates sin piel. Reservamos.

En una cazuela ponemos a calentar un poco de aceite y cuando esté caliente, incorporamos la cebolla los pimientos los ajos y el perejil. Cuando tengan un color dorado, agregamos el tomate. Damos vuelta y removemos bien y sazonamos. Dejamos cocinar a fuego medio bajo durante unos 15 minutos.

Incorporamos al guiso los chocos y seguimos removiendo, cocinamos los chocos durante una ½ hora a fuego medio.
Pasado ese tiempo añadimos el arroz y rehogamos bien, echamos el caldo de pescado y mezclamos con la tinta. A partir de ese momento echamos el pimentón y más sal si fuese necesario. Subimos el fuego hasta que rompa a hervir y luego bajamos a medio calor durante 15 minutos. Retiramos y dejamos reposar cinco minutos.

Presentación:
En una fuente o individual en cazuelas de barro con unos costrones de pan frito.

Fotos y texto
Raquel