Sonría, por favor

Si no recuerdo mal creo que fue allá por los años sesenta cuando la Dirección General de Tráfico o algo así promovió una campaña cuyo eslogan  era “Sonría, por favor”.

Eran los años en los que el Régimen celebraba los 25 años de Paz,una paz que para muchos españoles se parecía más a la de los cementerios  que a la “paz de los campos” a pesar de que la dictadura iba perdiendo su rigidez, Franco se iba haciendo viejo y Fraga salió con aquello de “Spain is diferent” para animar a los turistas que nos visitasen y engordasen las arcas de nuestra economía basada en gran parte en  las aportaciones de los miles de emigrantes que salían al extranjero a ganarse el pan. “Entran los ricos y salen los pobres”, se decía por aquel entonces.

No es de extrañar que en tales circunstancias la vida del españolito de a pie fuera más bien sombría y los dirigente de entonces pensasen que una sonrisa, aunque algo forzada, ayudase a mejorar su estado de ánimo.

Ya van más de cincuenta años de todo aquello y las cosas han cambiado mucho en este país y en todo el mundo.

Hemos vivido años de claro progreso y hasta no hace mucho,  cuando se produjo la tan denostada crisis, habíamos disfrutado de una bonanza económica con un nivel de vida nunca igualada en la historia de nuestro país.

Pero como  “no hay bien que cien años dure” llegó la crisis y con ella la falta se trabajo,  los recortes, las pensiones bajas, los mileuristas, las hipotecas y los desahucios, etc.

Todo lo cual provoca el cabreo nacional, la decepción general en los de siempre o sea “Juan pueblo” y el mal humor que nos lleva a aquellos tiempos del “vuelva Vd. mañana” y cosas así.

Pues no hay que desesperarse y hay que pensar que las cosas volverán a su cauce, que poco a poco la economía se irá recuperando y que, pese a todo, el mundo en el que vivimos es mejor que cualquier tiempo pasado porque estamos en él y eso quiere decir que estamos vivos y que mientras hay vida hay esperanza.

No pensemos como Jorge Manrique que “cualquier tiempo pasado fue mejor” sino en disfrutar de lo que está por venir. Que haya suerte, salud y larga vida para todos.

Fuera las caras largas, alegre el semblante, “Sonría por favor”.

Texto: J. Trigo

Abril 2018