La ventana de los libros nos saluda a la entrada al Centro

Estamos en este mes de Abril tan lleno de lluvia que siempre es de agradecer. Pues en este “Abril de aguas mil”, el dia 23 vamos a recordar, nuevamente, la muerte del inmortal Miguel de Cervantes y su don Quijote, que fue enterrado ese dia en el monasterio de las Trinitarias de Madrid. De ahí la costumbre de recordarlo con un homenaje a todos los libros, en general, y regalar libros, flores en algunos casos, y descuentos en los precios.

En nuestro Centro Sociocomunitario, donde hay talleres de lectura bien llenos de usuarias y usuarios, de los enamorados de los libros, hay una ventana llena de libros esperándonos. Una iniciativa digna de agradecer en los tiempos que corren donde se leen más wasap que libros. Desde esta ventana, a la entrada del Centro, se nos invita a mirar y curiosear sus tesoros. Tenemos títulos para todos los gustos: literatura, historia, ensayo y mucho más. Pasen y cojan, GRATIS, y lleven estos amigos fieles e insobornables que son los libros. Hay uno de ellos que, lógicamente por ser el mes que es, preside todo: es el Quijote. Ya saben, mi libro de cabecera, el que me da las respuestas que necesito en mi vida. Precisamente estoy con un taller donde lo estamos leyendo y analizando. Somos un grupo de 20 personas que nos reunimos los miércoles por la tarde en el Centro Sociocomunutario de Vigocentro. Un grupo estamos con la primera parte y el segundo ya vamos por la segunda que terminamos este año. En total casi dos años y medio leyendo esa maravillosa segunda parte , donde se habla de teatro, de leyes, de burlas, de locos y cuerdos y de todo lo humano: el amor y la libertad.
Por cuestiones de espacios y horarios no se pudo hacer este año en Coia, pero lo intentamos el próximo curso.
Como les decía, en este mes donde el libro es el protagonista, intentaremos, desde la revista, dejarles algunas reseñas de libros y esas frases sabias , que yo llamo, respuestas en el camino de la vida. Empezamos con una del Quijote, por supuesto:
Dice mi amado loco a Sancho, tras uno de sus descalabros como caballero andante que acaba con varios dientes rotos:

”La boca sin muelas es como molino sin piedra, y en mucho más se ha de estimar un diente que un diamante”.

 

 

 

Texto- AG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *