Flan de queso mascarpone

El flan es uno de esos postres que no pueden faltar nunca en nuestra mesa. Un clásico que encanta a todos.
Esta receta de flan de queso mascarpone, es una clásica algo renovada, con un toque muy cremoso y  un sabor delicioso. Una manera perfecta de terminar un almuerzo, o cena con un postre soberbio, que a diferencia del flan de huevo tiene un extra de cremosidad, por el toque inconfundible que le aporta el queso.

Ingredientes
5 huevos
300 g de queso mascarpone
200 g de azúcar
500 ml de leche entera
Unas gotas de esencia de vainilla

 

Ingredientes: Para el caramelo líquido
8 cucharadas de azúcar
4 cucharadas de agua
Medio limón

Elaboración: del caramelo
Primero hacemos el caramelo liquido para ello ponemos un cazo a fuego medio, añadimos el azúcar, el agua y unas gotas de zumo de limón.

Dejamos al fuego sin remover, (no remover si no el azúcar se apelmazará y formará grumos.)
Conforme se vaya calentando comenzará a formar burbujas y el azúcar empezará a tomar un color tostado, en este momento es cuando removemos de nuevo con una cuchara de madera para mezclar todo bien.

Retiramos del fuego para evitar que se queme. Seguimos removiendo hasta que tenga un color dorado miel.

Añadimos unas gotas de zumo de limón, para evitar que cristalice y darle brillo.

Dejamos que se enfríe un poco y rellenamos el molde con un poco de caramelo en la base y paredes.

Elaboración: del flan
En un bol amplio con ayuda de unas varillas eléctricas batimos los huevos y el azúcar, hasta que espume y quede una mezcla esponjosa.

Añadimos el queso y mezclamos hasta integrarlo.

A continuación incorporamos la leche, la esencia de vainilla y mezclamos de nuevo.

Una vez tengamos nuestra mezcla lista la vertemos en el molde con la capa de caramelo.

Introducimos el molde en un recipiente más grande y agregamos agua caliente en éste hasta que le llegue por la mitad al molde, con cuidado de que no desborde al hervir. “Este método se llama un baño María y se utiliza para cocinar flanes”

Metemos en el horno precalentado el baño María y dejamos que se cocine durante unos 45 minutos, pasado ese tiempo lo tapamos papel de albal seguimos horneando 1/4 h. más o menos depende mucho del horno. La parte superior del molde debe quedar dorada y con un palito de brocheta comprobamos que el flan esté cuajado.

 

Texto y fotos
Raquel