Certamen Literario: Mi recorrido en el CSC a lo largo de XX años

Hace aproximadamente 20 años que aterricé en el -por aquel entonces llamado Centro Social de Coia.

La verdad es que no me acuerdo de cuál fue el motivo por el que terminé allí.

Debí de enterarme de su existencia, porque llevaba a nuestro hijo pequeño a la Ludoteca del Pabellón Deportivo, que está delante. Y seguramente, por curiosidad, debí de llegar hasta la puerta. Probablemente ésta estaría abierta…y, seguro que entré.

Yo no recuerdo si leí el tablón de anuncios, o pregunté. Y de las actividades que se ofrecían, escogí Marquetería, pues siempre me interesó la carpintería.

Di con una gran Profesora y mejor Mujer: Concepción Barragón Colilla (q.e.p.d.).

Con ella, además de marquetería, aprendimos a encuadernar, esmaltar, hacer cestos de mimbre, cajas de cartón forradas y carpetas.

Como en todos los grupos en los que luego participé, este de Marquetería, estaba compuesto por gente estupenda.

Por no sé qué circunstancias, Conchita dejó de dar clases en el Centro; y como también tenía el gusanillo del dibujo y la pintura, me cambié.

Y aquí sigo progresando adecuadamente año tras año, gracias al denuedo  y paciencia de los múltiples profesores que en 18 años han pasado por las clases de dibujo y pintura.

Empecé siendo alumno de Elena, con la cual aprendí que él color negro en el óleo no se compra, se hace; la sustituyó María; cogió a continuación el relevo Antía, que un día se le ocurrió ponerse enferma y la sustituyó Aida; después vino Nela; seguidamente la reemplazó Ana, que con el tiempo, encontró un trabajo mejor y le pasó el testigo a su novio, un chico espigado que se llama Jorge, y que continúa a día de hoy.

En la actividad de dibujo y pintura, he participado en la confección de un mural, creo que con motivo de un día de la mujer;  y unas réplicas de cuadros de Laxeiro.

Dichas obras las podéis ver en la bajada al sótano, el mural; y ya en el sótano, la réplica de cuadros de Laxeiro.

Como tengo una agenda muy apretada, solo puedo ir por el Centro los días que hay clase. Con lo cual me pierdo actuaciones que me encantaría ver.

Me olvidaba de contar, hablando de actuaciones, que al principio de ser usuario, un grupito montamos un cuarteto, y nos dejaron cantar en una de las múltiples actividades que en el Centro se programan. No lo debimos de hacer mal, ya que no aplaudieron.

Hablando de mis cuadros, me hace mucha gracia cuando me dicen porque no los vendo. Alguno podría venderlos, pero otros no.

Hasta ahora solo vendí uno, y eso, porque a mi Mujer no le gustaba. Era el retrato de una emigrante negra llorando.

Luego tengo regalado unos pocos (muy pocos). Que tampoco me gusta.

Como digo siempre, yo no pinto cuadros, pinto retos.

Lo que pinto, antes me tiene que gustar a mí, si no me gusta no lo pinto. Por lo cual me será muy difícil que llegue a pintar por encargo.

Bueno…vamos con los retos. Normalmente, visualizo mucho material gráfico, y de ahí si hay algo que me gusta, me digo: ahí tienes un reto, a ver si eres capaz de llevarlo a buen término. Y a partir de ahí, manos al pincel.

En unos (la mayoría) logro lo que pretendo…y solo en dos, pudieron ellos más que yo.

Tengo retos al óleo, acuarelas, tinta, lápiz. No me gusta ni el pastel, ni el acrílico.

Normalmente la mayoría de mis pinturas al óleo, son del tipo hiperrealismo.

En la faceta de pintura, en el Centro, he conseguido dos primeros premios.

El primero con una acuarela y tinta sobre D. Quijote.

Y el segundo, el cartel del carnaval año 2011.

Oedama.

Un comentario sobre “Certamen Literario: Mi recorrido en el CSC a lo largo de XX años

  • el 23 de abril, 2018 a las 13:58
    Permalink

    Bonito relato OEDAMA. FELICIDADES

Comentarios cerrados.