Un regalo diferente: Interpreta a Bach en seis semanas.

Hace pocos meses escuché en la radio una entrevista con el británico, concertista de piano, renovador de la música clásica y escritor  James Rhodes. Hasta entonces no lo conocía. Me impactó su relato en el que decía que lo habían violado a los seis años. Contaba como había pasado por el infierno de la enfermedad mental, drogas, autodestrucción; también habló de superación personal  y de la música clásica como “el poder salvador”. Aunque sólo desearía hablar de música, cada vez que es entrevistado, se siente en  la obligación de visibilizar los abusos infantiles y las enfermedades mentales. Intentó suicidarse en cinco ocasiones y sufrió internamientos. En uno de ellos un amigo le llevó música de Bach, esto literalmente le salvó la vida, comenta el autor del bestseller “Instrumental”.Me enganchó y en cuanto llegué a casa empecé a bucear en Internet y allí encontré una charla TEDx Madrid de septiembre de 2016 que me gustaría compartir con vosotros.

Ahora hablaré de mi regalo: alguien tuvo la descabellada idea de que yo puedo aprender a tocar el Preludio nº 1 en Do Mayor de Bach. Efectivamente, entre mis regalos de Navidad estaba el libro de James Rhodes Toca el piano. Con entusiasmo James nos trata de convencer de que cualquiera, incluso sin oído musical, puede interpretar este preludio dedicando tan solo cuarenta y cinco minutos, seis días a la semana y durante seis semanas.

En esta charla dice que no le gustan los libros de “autoayuda” pero yo consideraría Toca el piano un libro de autoayuda porque ¿qué supondría para mi conseguir tocar ese Preludio nº 1 de Bach?

Pues muchas cosas y todas tienen que ver con el crecimiento personal, tan presente en los libros de autoayuda, como la superación y la confianza en mi mismo.

Tengo los 45 minutos diarios, tengo un piano, tengo ganas de hacerlo… pero desde pequeño se me ha dicho que no tengo cualidades para la música y que ya tengo muchos años para un aprendizaje que requiere mucha constancia. James dice que 45 minutos es todo lo que necesito. Yo estoy seguro de que muchas cosas cambiarían en mi vida si fuese capaz de intentar este reto, porque tiene mucho de cambios de hábitos, eso que siempre deseamos en año nuevo.

Mi mente saboteadora me dice que es muy difícil sin tan siquiera intentarlo, ante el libro y el piano pienso ¿y si tuviera razón?, ¿si fuese posible?, ¿cómo me sentiría?. Me imagino feliz, satisfecho, orgulloso.

Si, es un regalo diferente. Un regalo que puede quedarse en una estantería o un regalo que puede hacer que descubra que los retos son para intentarlos. Que es de cobardes no hacerlo.

¿Lo intentaré? Si dentro de seis semanas soy capaz de tocar ese preludio prometo compartir con vosotros mi experiencia. Si no lo logro espero que os olvidéis de recordármelo y el año próximo pediré a Papá Noel algo más clásico.

Texto: Gustavo Gil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *