Los tres filtros, lección de vida

Las reformas educativas de los últimos años ha ido marginando la filosofía. Dándole cada vez más importancia a las asignaturas de tipo técnico. Quizás de poco vale la técnica, sin crítica, ética, estética, moral, valores,  y da la casualidad que de todo eso y mucho más se ocupa la filosofía.

La actualidad nos viene marcando, como manifiesta Enrique P. Mesa, Preside la Asociación de Profesores de Filosofía de Madrid, que la filosofía desarrolla el pensamiento crítico, que es el que sustenta la democracia. Tenemos el derecho a votar porque se nos considera críticos y autónomos”

La filosofía no es un tostón que se da en bachillerato. Los relatos sencillos de filosofía los pueden entender  hasta los más peques de la casa. Os dejamos uno que circula por la red y que se le atribuye a Sócrates:

Los tres filtros

Un discípulo llegó muy nervioso a la casa de Sócrates y empezó a hablar de esta manera:

-“¡Maestro! Quiero contarte cómo un amigo tuyo estuvo hablando de ti con malevolencia…”

Sócrates lo interrumpió diciendo:

-“¡Espera! ¿Ya hiciste pasar a través de los Tres Filtros lo que me vas a decir?

-“¿Los Tres Filtros…?”

-“Sí” – replicó Sócrates. -“El primer filtro es la Verdad. ¿Ya examinaste cuidadosamente si lo que me quieres decir es verdadero en todos sus puntos?”

-“No… lo oí decir a unos vecinos…”

-“Pero al menos lo habrás hecho pasar por el segundo filtro, que es la Bondad ¿Lo que me quieres decir es por lo menos bueno?”

-“No, en realidad no… al contrario…”

-“¡Ah!” – interrumpió Sócrates.- “Entonces vamos a la último filtro. ¿Es Necesario que me cuentes eso?”

– “Para ser sincero, no…. Necesario no es.”

– “Entonces -sonrió el sabio- Si no es verdadero, ni bueno, ni necesario… sepultémoslo en el olvido…”

¿Tienes algo que decir a otra persona?. Recuerda pasarlo por la Verdad, la Bondad y la Necesidad antes de decirlo.

Redacción.