Una pedida de mano en Marruecos

Hace pocas semanas he vivido en Marruecos una bonita experiencia, la pedida de mano de una chica marroquí con un chico católico. Un acontecimiento muy importante para los musulmanes y muy “sorprendente” para los católicos.

Cada cultura y religión tiene sus propias costumbres y usos a la hora de celebrar una boda. Voy a contaros:  un musulmán puede casarse con una cristiana o judía, pero una musulmana solo puede casarse con un árabe,  ya que los hombres son quienes deben mantener las tradiciones.

El islám prohíbe a una musulmana casarse con un cristiano. En este caso el cristiano se tiene que convertir al islam para poderse casar con su chica.

Para prometerse hacen una pequeña fiesta donde participan los parientes más cercanos, padres, hermanos, hijos (si alguno de los novios son divorciados), porque en su cultura el divorcio no está prohibido.

En la ceremonia, los novios se dan  leche y dátiles el uno al otro. Después se hace el intercambio de anillos. ¡Ya están oficialmente prometidos!.

A todas las invitadas a la ceremonia nos hacen una tatuaje de henna en las manos, y participamos de una comida tradicional marroquí. Por supuesto en la fiesta no hay alcohol, pero si mucha animación, música y  alegría.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *