Brownies de chocolate con nueces

Un brownie es un pastel de chocolate, con trocitos de nuez en su interior. Se suele hornear en un molde rectangular y servir en porciones cuadradas, aunque ahora hay muchos moldes de distintos tipos.

En este tipo de pastelillo de chocolate su textura es crujiente por fuera y jugoso por dentro. Es una de esas recetas de postre perfectas para los muy chocolateros.

Ingredientes para Brownies de chocolate
100 g. de mantequilla
200 g. de chocolate negro 80%
4 huevos grandes
100 g de azúcar
1/2 cucharadita (tipo postre) de bicarbonato sódico.
1 cucharada de esencia de vainilla
80 g de harina de trigo
100 g. de nueces

Elaboración:

Lo primero es preparar el recipiente donde los vamos a cocinar. He utilizado un molde donde suelo hacer el queique.
Forramos el molde con papel de hornear, lo untamos con mantequilla y espolvoreamos con chocolate en polvo el papel de horno.

Preparación de la crema de los brownies

Echamos en un cuenco el chocolate en trozos pequeños con la mantequilla y lo ponemos en el microondas durante 4 minutos a temperatura media. Sacamos y juntamos bien la mezcla con una varilla hasta que quede una crema parecida a la crema de chocolate.

Batimos en un bol grande los huevos con el azúcar hasta que quede una crema espumosa. Añadimos la cucharada de vainilla y el bicarbonato. Vertemos la crema del chocolate en el bol anterior y mezclamos bien con las varillas.

Tamizamos la harina con un colador y añadimos a la anterior mezcla. Revolvemos muy bien hasta conseguir una pasta crema homogénea.

Vertemos la crema de chocolate en el recipiente de hornear. Os aconsejo que lo hagáis con una espátula de silicona para aprovechar toda la crema y que no quede nada en el bol.

Partimos las nueces en trocitos y las pasamos por un poco de chocolate en polvo. Las introducimos en la crema y con un tenedor las cubrimos bien con el chocolate.

Preparación y horneado de los brownies

Horneamos el brownie en el horno, precalentado a 180º C, en la parte intermedia durante 35-40 minutos, todo depende del horno, siempre comprobar con un palillo que al pinchar salga seco.

Cuando lleve ya 20 minutos en el horno tapamos con un poco de papel de aluminio para que no se queme la superficie y la costra quede perfecta y crujiente.

No debéis pasaros con el tiempo porque os saldrán unos pastelillos secos.

Lo dejamos enfriar en la bandeja y cuando esté frío lo cortamos en varias porciones.

Los separamos del papel de horno y presentamos en un plato con un poco de helado de vainilla, o con chocolate caliente. Para los más chocolateros.

Nota

A este le eché azúcar glass,  pues lo hice para desayunar

Texto y fotos

Raquel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *