“Irse por los Cerros de Úbeda “

En este último viaje del centro sociocomunitario hemos estado en Úbeda, Jaén, y… ¡cómo no! me puse a buscar los famosos cerros en una ciudad completamente llana. En vista de que la búsqueda era infructuosa pregunté dónde se encontraban los “cerros”, y mi sorpresa fue mayúscula: Resulta qué en Úbeda no hay cerros.

Entonces de dónde procede la famosa frasecita que aplicamos, o nos aplican, cuando se empieza a divagar sobre un tema, para no desviarse del mismo:

“No te vayas por los cerros de Úbeda”

Y me lo explicaron:

Para situarnos en la historia tenemos que remontarnos a la Reconquista, al año 1212, año de la batalla de las Navas de Tolosa. Después de esta batalla unos kilómetros más abajo más al sur de España y en el año 1233 hubo otro enfrentamiento en Úbeda entre cristianos y almohades.

Reinaba el rey Fernando III, el Santo, y uno de sus altos mandos llamado Álvar Fáñez, conocido como “el Mozo “es el protagonista de esta historia.

Durante la batalla, que fue muy cruenta, “el Mozo” desapareció sin que nadie supiera donde había ido. Una vez terminada la batalla y conquistada la ciudad, “el Mozo” apareció, y cuando el rey le preguntó dónde había estado durante la contienda, contestó que se había perdido en los cerros de Úbeda.

Los cortesanos pensaron que todo era una mentira de “el Mozo” para disimular su cobardía, o quizás, una supuesta cita con una dama…  y con ironía dieron origen a la frase: “ Irse por los cerros de Úbeda”.

Úbeda es una localidad situada al norte de Jaén, está declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. En ella podemos encontrar la mezcla de culturas que convivieron durante siglos, es muy bonita, y no me importaría volver y cómo “el Mozo” perderme en sus” cerros”.

Esther

 

 

 

 

 

Un comentario sobre ““Irse por los Cerros de Úbeda “

  • el 25 de septiembre, 2017 a las 20:45
    Permalink

    Y siguen siendo utilísimos los cerros de Úbeda muchas veces actualmente. Muy divertida la historia

Comentarios cerrados.