Rúa Mantelas una calle que hay que visitar

La rúa Mantelas es una calle que, a pesar de salir de la Gran Vía, no es muy transitada. Apenas la cruzan peatones, de no ser los vecinos, los que van al famoso restaurante que está al principio de la calle, o los que, como yo, vamos a la panadería del mismo nombre, a comprar el riquísimo pan de centeno con frutos secos, algo que recomiendo, a quien le guste probar diferentes tipos de pan.

A lo largo de la calle, se pueden ver chalets y las típicas casitas de planta baja, con un pequeño patio en la parte trasera, así como algunos edificios de pisos, pero pocos. Casi toda la calle es de viviendas unifamiliares, lo que le da un aire de extrarradio, aunque esté en plena Gran Vía.

La calle, como no es de primera, tiene esas aceras estrechas y a tramos, una ralla indica el arcén junto al muro de un jardín, pero deja un margen tan estrecho,   que si viene un coche, (la calle es de dos direcciones), tienes que arrimarte a la pared. Eso, si no está ocupado el espacio por otro vehículo y te ves obligada, a cruzar a la acera de enfrente, para evitar ser atropellada.

Entre las viviendas unifamiliares, podemos ver las humildes y minúsculas casitas de barrio y los chalets que se alzan orgullosos  rodeados de jardín.

Se puede decir que en esta calle, están representados los tres estatus sociales. Burguesía, clase media y clase trabajadora. También están representadas diferentes épocas, de acuerdo con la construcción. Hay chalets de la época de la posguerra y de la época actual, al igual que ocurre con los edificios de pisos.

Llegando a un recodo, en donde finaliza la calle, hay tres chalets o cuatro juntos, que me recuerdan esas casitas con patio delante, que vemos en Francia o Inglaterra.

Los únicos establecimientos que hay son,  el restaurante, la panadería una cafetería, un taller mecánico y el bar Lobishome.

Como se ve no hay mucho movimiento, pero las casas que hay, tienen tanto encanto, que merece la pena dejarse caer por allá.

Cierto que, en muchos tramos no hay apenas suelo asfaltado, y el alumbrado es muy pobre, algo de lo que podríamos quejarnos, aunque la Gran Vía la calle principal, sufre el mismo problema, en especial la zona que da al Valle de Fragoso.

Incomprensible en una de las vías más importantes  y representativas de la ciudad, que a diario cruzan muchos viandantes y coches.

En fin, dejo unas fotografías para que los lectores puedan hacerse una idea de cómo es la calle Mantelas.

Texto y fotos: Gloria.

 

2 comentarios sobre “Rúa Mantelas una calle que hay que visitar

  • el 17 de agosto, 2017 a las 0:44
    Permalink

    Es una calle que te sientes como si hubieras salido de Vigo. Me gusta mucho, pero hace tiempo que no paso por allí. Gracias por traerla a la revista

  • el 19 de agosto, 2017 a las 13:22
    Permalink

    Encanto paralelo, isla no medio da Cidade. Precioso artigo!

Comentarios cerrados.