¿Qué es esa cosa que llamamos progreso?

Hay tres conceptos que habitualmente consideramos similares pero que realmente se parecen muy poco. Se trata de las nociones de crecimiento, desarrollo y progreso. Ello Puede ser debido a la simplificación que de forma deliberada, o no, algunas instituciones y medio de comunicación nos transmiten.

El crecimiento, está asociado habitualmente a referencias macromagnitudes de orientación económica, como PIB, la Renta nacional, el IPC, Etc., información que se nos da en forma de indicadores que poco tiene que ver con otra expresión que también utilizamos, desarrollo.

La Unión Europea nos anuncia que ya se ha superado la crisis, crisis que ha durado diez años. ¿Pero que nos dicen los indicadores en cuanto a la situación del desempleo, la pobreza, la desigualdad, exclusión social y la capacidad de compra de los ciudadanos?, aspectos que si estarían ligados al desarrollo.

Nos indica que a pesar de haberse experimentado ese crecimiento no se ha traducido en desarrollo y por lo tanto no ha llegado al mayor número de ciudadanos, luego no se ha convertido en desarrollo.

¿La decadencia de la noción de progreso?

Hay algunos acontecimientos producidos en el siglo XX (guerras, holocausto nazi, pobreza, desempleo, drogas, destrucción ecológica, desastres nucleares) que nos puede hacer desconfiar de la idea de progreso y ser muy críticos con diversas formas de desarrollo.

Por ello, muchas de las premisas que sustentan la noción de progreso, entre ellas la superioridad de Occidente, la fe en lo valores y en las instituciones, el crecimiento sin límites de la economía y la tecnología, la confianza en la razón y la ciencia como única fuente de concomimiento, están rotas.

Ello sitúa a la sociedad posindustrial en un escenario de incertidumbre y riesgo que recela de las posibilidades de alcanzar un mundo mejor, induciendo en la conciencia colectiva de la sociedad la sustitución de la idea de progreso por la de crisis y con ello un futuro incierto.

¿Entonces, hemos de considera que la noción de progreso es una falacia?

No parece que la idea de progreso haya colapsado, la noción de progreso es intrínseca a la naturaleza humana, y aunque en la actualidad, la consideración de las premisas tradicionales no ha hecho otra cosa que devaluar el sentido de progreso, la creatividad humana como fuerza motriz generadora de progreso impondrá nuevas formas de entender el progreso.

Todo indica que el concepto de progreso se tiene que aproximar a la idea de progreso social y para ello han de cambiarse las premisas y prioridades tradicionales, explotando las capacidades y potencialidad del ser humano, considerando el progreso como la evolución natural, y una oportunidad, no como una tendencia inevitable.

En definitiva, la fuente del progreso no es otra cosa que la obstinada e ilimitada creatividad que la naturaleza humana tiene para crear, comunicando las innovaciones y acumulando el depósito de concomimientos y habilidades.

Javier Garmilla

Referencia:
Piotr Sztompka. Sociología del cambio social

Un comentario sobre “¿Qué es esa cosa que llamamos progreso?

  • el 22 de agosto, 2017 a las 23:27
    Permalink

    Quizás nos encontremos en caminos inacabados que le tiempo irá completando su trazado pero algunos nos sentamos a esperar; por cansancio de lo mucho andado. Pero para otros más jóvenes fisica y mentalmente, se está iniciando el camino.

Comentarios cerrados.