Una Patrona silenciada

Durante el mes de agosto Vigo celebra sus fiestas. El primer domingo se celebra la procesión del Cristo de la Victoria, al que se le profesa gran devoción, hasta el punto de que es multitudinaria y no solamente eso, sino que el día anterior, muchos devotos que ya no resisten una procesión tan larga y agotadora, desde hace años, han organizado una paralela, pero algo más corta, portando velas para así mostrar su devoción al Cristo. Las fiestas profanas duran todo el mes con diferentes actos lúdicos.
Los días 15 y 16 de agosto, “Semana Grande” de Vigo, son festivos. Estos días, se honran a los Santos Patronos: San Roque y la Virgen de la Asunción.
En el recinto de San Roque, se organizan los actos de la festividad del Santo, Misa, Procesión y la fiesta pagana a la que asisten muchos fieles, ya que también a San Roque se le tiene una gran devoción, por supuesto, ni mucho menos comparable a la que despierta el Cristo de la Victoria. Pero un buen número de gente, acude cada año a las fiestas de este santo, protector de las pestes.
Pero curiosamente, el día 15 de agosto en la hermosísima y antiquísima Iglesia de Santa María de Castrelos, un grupo de vecinos celebra con toda humildad la festividad de nuestra Patrona.
Hace dos años, por casualidad, asistí a esta Procesión, de la que jamás había tenido la más mínima noticia. Me sorprendió ver que fuera tan pequeña, yo diría que casi familiar.
Ya más arriba dije que se celebraba “con toda humildad”, porque comparado con lo que invierten las cofradías del Cristo de la Victoria y San Roque, para honrar a sus santos, la Virgen de la Asunción carece de esos lujos.
Eso sí. El pasado año, la imagen estrenó una túnica que con mucho cariño, le confeccionó una devota vecina. Este hecho lo contaron los diarios en una de sus páginas, acompañado de fotografías, en las que se mostraba el nuevo traje de la Virgen de la Asunción.
Ahora que estamos en época de fiestas en la ciudad, hay una duda que me corroe.
¿Será Vigo una ciudad machista?
No. No me refiero a que los ciudadanos de Vigo, maltratemos a nuestra Patrona. No quiero decir eso. Que no se me malinterprete.
Pero que a una Virgen que es Patrona de la ciudad, a la que, tiempos antes se honraba en la Colegiata, que por cierto, lleva su nombre, apenas acuda gente a conmemorar su día. Resulta extraño.
Generalmente, en las ciudades y pueblos de España, las mayores fiestas, son para honrar a los Patronos oficiales. Y no es que critique la gran devoción que hay en Vigo, al Cristo de la Victoria, pero sería de esperar, que los actos para festejar a la Virgen de la Asunción, tuvieran un poco más de relevancia.
En fin. Lo dicho. Me temo que Vigo sea una ciudad machista.
Al menos en lo que a Santos se refiere.

 

 

 

 

 

 

 

 

Texto y fotos: Gloria.

Un comentario sobre “Una Patrona silenciada

  • el 3 de agosto, 2017 a las 12:33
    Permalink

    Pues yo creo que no, de machismo nada. En mi pueblo la patrona es la Virgen de las Viñas, con fiesta por todo lo alto y el machismo de sus gentes, en la mayoría de los casos, es muy evidente. Esto de los patrones, vírgenes y demás fiestas religiosas o paganas, va un poco en función de las pelas que se gastan los feligreses, creo yo

Comentarios cerrados.