Vai de naufraxio

Recentemente ocupeime da publicación  do que chamei “Xente de mar”, nos que escribín as conversas que mantiven con homes – e unha muller – que navegaron en pesqueiros en distintas épocas. O maior de 81 anos e a máis nova de arredor de 50, ao longo dun espazo  duns setenta anos: diferentes barcos,  artes, dende o Atlántico Norte a Antártida; dende as costas  Americanas ás costas Africanas e pesca litoral.

Barcos de madeira e de  aceiro, propulsados por máquinas a vapor e outros por  motores diésel, nas décadas corenta-cincuenta do pasado século, á factorías de pesca e procesado da derradeira década do século XX e primeira do XXI.

A xente do mar cústalle moito falar dos accidentes, das liortas e dos naufraxios. E hoxe escribo do naufraxio desta pasada semana, do pesqueiro  de 24 metros de eslora, “Gure Uxua”, no Cantábrico, a 50 millas de Xixón.

Recollo de Faro de Vigo a noticia do nafraxio; o titular dí así:

“Un golpe de mar volteó el barco; tuvimos miedo, pero sabíamos que nos salvarían”

“Volveremos a la mar”, dicen los marineros del “Gure uxa”, ya de regreso a Galicia “Te pasa toda la vida por delante”,  afirma Alberto Armada, el que llegó en peor estado.

<<Eran en ese momento las tres y veinte de la tarde y se iniciaban tres cuartos de hora  en los que estuvieron esperando a que los sacasen de aquella situación tan apurada: “Es lo peor que hemos vivido en la mar”>>

<<”No creo que hubiese olas de diez metros, porque entonces no nos sacan de allí así como así”, especuló el patrón del barco. Pero el director del Centro de Salvamento de Gijón, Alejandro Busto, fue  el viernes muy explícito: “Había paredes de agua de diez metros , y vientos de más de 50 nudos (100 Km /h), que hacían que los helicópteros se movieran continuamente. La aeronave de Salvamento Maritimo con base en Viveiro fue la primera en llegar  (…) Lo peor fueron las gélidas temperaturas. Los marineros estaban rodeados de espuma por todas partes, zarandeados por el temporal.”>>

A tripulación estaba formada por 12 homes e o barco tiña 19 anos; traballaban ó pincho da pescada no Golfo de Vizcaia. As mareas eran curtas pero o perigo no mar está onde menos se pensa, ainda que o Cantábrico ten sona de ter grandes temporais , e este foi un deles. E cando se rexistra un naufraxio cabe unha…

Análise e reflexión .        

A análise é cousa dos técnicos do mar despois de escoitar aos tripulantes e, outras circunstancias que están fora da miña capacidade e dos meus coñecementos, pero sí, reflexionar sobor da dura e perigosa vida da xente do mar, ímos ver:

Dicia o patrón que navegaban con lentitude porque o temporal ía a máis, e querían achegarse a costa para refuxiarse. Él foi o último en ser izado, ao cabo de dúas horas, – demostou ser un bó patrón -.Tuveron moita sorte, porque si en vez de naufragar ás tres e vinte da tarde, fora de noite, as dificultades para eles organizarse e as aeronaves achegarse ao lugar do naufraxio sería moito peor, supoño.

Estando as augas xélidas –como confirma o director de Salvamento Marítimo  – morrerían de frio.

Final feliz, porque están a salvo, pero preocupados porque quedaron sen traballo e teñen que empezar de novo. Un susto tremendo, un disgusto pras familias e a inquedanza porque teñen que voltar ó mar. Esa é a súa vida.

Coñecín a varios vecinos e compañeiros que naufragaron ata tres veces, e volveron o mar.

Hai quen lles chama homes de ferro, eu chámolles homes de sal.

Ainda que persoalmente non coñezo a ningún deses homes, doulles a benvida e alégrome de que non quedaran no mar.

Aí tendes un vídeo do Cantábrico no seu esplendor.

Telmo Comesaña.     Febrero 2017

2 comentarios sobre “Vai de naufraxio

  • el 10 de febrero, 2017 a las 14:48
    Permalink

    Tienes razón Telmo. La gente que se dedica al mar, por bien pagada que esté, nunca gana bastante.
    Recuerdo que, a finales de los años 50, hubo unos naufragios terribles. Mis padres tenían un comercio por la Colegiata y se veía muchas mujeres, niños y niñas enlutadas por la Ribera y la calle Real.
    En recuerdo de esos naufragios se erigieron dos monumentos en la Ribera, uno es un marinero que recuerda a los que fueron recuperados y el otro, una Virgen del Carmen que mira hacia el mar, en recuerdo de los que no fueron hallados.
    Mis padres, tenían una dependienta en el comercio que perdió a su padre y no pudieron encontrar los restos.
    Eso es la vida de la gente del mar.
    Gloria.

  • el 12 de febrero, 2017 a las 12:56
    Permalink

    Hoy domingo dieron la noticia de la muerte del patrón de un barco que ha desaparecido en un naufragio. Era de Marín y fue el último en abandonar el barco, después de ayudar y salvar a sus compañeros. Admirable

Comentarios cerrados.