Un merecido homenaje al escritor J.L.Sampedro

Hace unos días me llegaba la información que la Biblioteca Nacional de España, va a celebrar, a partir de este mes de febrero, el primer centenario del nacimiento de José Luis Sampedro. Uno de nuestros escritores e intelectuales más queridos y respetados.

En este mes de febrero  se recuerda el centenario de su muerte.

Desde el Club de Lectores y la  revista digital, nos unimos a este recuerdo. Un escritor al que hemos leído y admirado. Pero , ¿quién fué José Luis Sampedro?

Tuve la suerte de conocerlo y entrevistarle hace muchos años, cuando él visitaba las bibliotecas de los pueblos el día del libro. Recuerdo a un hombre menudo con una sonrisa cómplice siempre en la boca. Escuchaba con atención ,y divertido a todas las preguntas inteligentes que  hacían los niños. He de matizar que siempre que  iba por la biblioteca, quería tener un encuentro con los niños más pequeños. Y, así, sin más protocolos se unía a los comentarios y opiniones de los niños. Era como uno más y, al final, todos nos dirigíamos a él como “amigo José Luis”.  Mantengo vivo este recuerdo porque nunca más me encontré con otro escritor tan cercano, tan rebosante de simpatía y humanidad.

Algunos datos biográficos.

José Luis Sáez  nació en Barcelona un  1 de febrero de 1917, y murió en Madrid el , 8 de abril del 2013. Además de ser un gran escritor, se le considera un intelectual que abordó el tema de la economía como una cuestión más cerca del hombre, más humana, solidaria y que ayudase “a desarrollar la dignidad de los pueblos».

Y me gusta especialmente su biografía, por ser un ejemplo evidente y constatable de lo positivo que puede ser la mezcla de culturas y personas, ahora que Trump quiere cerrar fronteras en una decisión aberrante. El escritor Sampedro se educó en una familia en la que su  padre había nacido en  La Habana, su abuelo en Manila, su madre en Argelia, y su abuela en Lugano, Suiza italiana.  Luego se fueron a vivir a Tánger, cuando José Luis sólo tenía unos cinco añitos; permaneciendo en Tánger hasta  la adolescencia.

En esta maravillosa diversidad de culturas, se fraguó uno de los escritores e intelectuales más tolerante y lúcido que tuvimos en España.  No se pierdan el placer de leer su biografía,    cuyo enlace ya les pongo en azul.. Lean sus obras porque, además de aprender mucho, comprenderán muchas cosas, tales como que no es malo mezclarse, que la economía ha de estar al servicio del ser humano; que la salud está, en gran medida, en los libros; que el amor por un nieto es algo sublime (ver su libro “la sonrisa etrusca”), y muchas más cosas que son alimento del alma.

Les dejo algunos de sus comentarios y pensamientos para que vean y disfruten de este gran hombre, y se unan a nuestro homenaje de lectores lúcidos.

Algunas de las cosas que dijo José Luis Sampedro.

  • El tiempo no es oro; el oro no vale nada, el tiempo es vida”
  • .”Sin libertad de pensamiento, la libertad de expresión no sirve de nada”.
  • “Hay dos clases de economistas; los que quieren hacer más ricos a los ricos y los que queremos hacer menos pobres a los pobres.”
  • “Deberíamos vivir tantas veces como los árboles, que pasado un año malo echan nuevas hojas y vuelven a empezar.

Obras.

Empezamos con una de las más bonitas: “La sonrisa etrusca“, donde el autor se inspira en el nacimiento de su primer nieto, Bruno, para contarnos la historia de aquel viejo campesino que se va a la ciudad, con sus hijos, para ser tratado de cáncer. Y a partir de ahí nos muestra como el amor por su nieto se convierte en algo muy especial para seguir adelante.

Otras: “Octubre, octubre”, “la vieja sirena”, etc. Antes de morir, ya casi con 90 años, prologó el libro de Stéphane Hessel, en la versión española, que sirvió de cabecera al movimiento de los indignados, titulado “ Indignaos”  . Es curioso que sólo un libro, este, fuese y sirviera de base a un movimiento que sacudió conciencias, y llevó a muchos jóvenes a las calles para parar las guerras y la economía basada en una atroz política neoliberal

Desde el club de lectores intentaremos hablarles de los escritores de los que este año se celebra su centenario, para que nunca se pierda su recuerdo y, sobre todo, volvamos a releer sus obras.

Texto – Alex

Fotos – internet.

5 comentarios sobre “Un merecido homenaje al escritor J.L.Sampedro

  • el 2 de febrero, 2017 a las 9:18
    Permalink

    Que lucidez a deste home, que gusto daba escoitalo. E media España vendo “Sálvame de lux”…. País!!
    Recomendo a lectura de Indignádevos, un libro moi breve, fácil de leer que nos fai pensar, nel vemos que a xuventude nos esta nos ano.

  • el 2 de febrero, 2017 a las 19:56
    Permalink

    conparto o comentario de Celia. Si lin La sonrisa etrusca, Indignados e algún máis. Faciame gracia a explicación que deu de como escribía: sentado nunha butaca con laterais enriba das que pousaba una táboa que lle servía de mesa.Moi orixinal.Él non será esquecido a pesar do sistema que o intenta non dandolle visión nos medios de comunicación. Pobre xente!

  • el 2 de febrero, 2017 a las 20:14
    Permalink

    Quería añadir que cuando murió, momentos antes de irse de este mundo le pidió a su mujer una bebida (creo que un campari). Se lo dieron, lo tomó y comentó lo siguiente: “Ahora sí está todo bien”. Esbozó una sonrisa y murió. Es una anécdota que contó su viuda a RNE cuando la entrevistaron. Hasta para morir fue elegante.

  • el 3 de febrero, 2017 a las 14:20
    Permalink

    José Luis Sampedro fue una gran figura literaria. Pero además tuvo una lucidez y un valor muy grande porque se atrevió sin ningún temor a exponer opiniones contrarias al gobierno.

    Apoyó al colectivo !5M sin importarle las críticas, (que seguro que tuvo), ni las consecuencias. Algo digno de admiración en un país en el que muchos tienen miedo al qué dirán o qué me harán y otros, son los que reprochan a quienes dan su opinión contraria al gobierno.

    Gloria.

  • el 5 de febrero, 2017 a las 14:00
    Permalink

    Alex, me uno a vuestro homenaje. Gracias por recordarnos la integridad humana de este escritor.

Comentarios cerrados.