Mujeres dignas de recordar.

Irena Sendler o Sendlerowa (Otwock, Varsovia, 15 de febrero de 1910 – Varsovia, 12 de mayo de 2008), conocida como «El Ángel del Gueto de Varsovia», fue una enfermera y trabajadora social polaca católica, que durante la Segunda Guerra Mundial ayudó y salvó a más de dos mil quinientos niños judíos prácticamente condenados a ser víctimas del Holocausto, arriesgando su propia vida. Fue candidata al Premio Nobel de la Paz en 2007, aunque finalmente no resultó elegida. Sin embargo, fue reconocida como Justa entre las naciones y se le otorgó la más alta distinción civil de Polonia al ser nombrada dama de la Orden del Águila Blanca.
Frente a los 833 Premios Nobel concedidos a Hombres, solamente 49 han sido para mujeres, y de éstas sólo 16 han conseguido el Premio Nobel de la Paz.

El 12 de mayo de 2008 fallecía una señora de 98 años que se llamaba Irena. Durante la Segunda Guerra Mundial, Irena consiguió un permiso para trabajar en el gueto de Varsovia, como especialista en cloacas y conductos subterráneos. Pero sus planes iban más allá…
Sabía cuáles eran los planes de los nazis para los judíos (era alemana).
Irena pasaba niños pequeñitos escondidos en el fondo de la caja de herramientas y llevaba un saco de arpillera detrás de la camioneta, para niños más grandecitos. También llevaba un perro que había adiestrado para ladrar a los soldados nazis cuando entraba y salía del gueto.
Naturalmente, los soldados no querían saber nada del perro, y sus ladridos tapaban los gemidos de las criaturas.
De esta manera llegó a poder sacar y salvar 2.500 niños. Los nazis la atraparon y le rompieron las dos piernas y los dos brazos.
Irena llevaba un registro de los nombres de todos los niños que salvaba, y lo tenía guardado dentro de un bote de vidrio enterrado al pie de un árbol del jardín de casa.
Pasada la guerra, probó de localizar a los padres que pudieran haber sobrevivido y rehacer a las familias. La mayoría habían perdido la vida en las cámaras de gas. Los niños salvados encontraron casas de acogida o fueron adoptados.
El año 2007 Irena fue propuesta para recibir el Premio Nobel de la Paz.
Pero no fue escogida: el premio fue para Al Gore, por unas diapositivas sobre el calentamiento global… y en 2009 se lo llevó Barack Obama solamente por tener buenas intenciones.
¡Esta Señora es mi Nobel!

«La razón por la cual rescaté a los niños tiene su origen en mi hogar, en mi infancia. Fui educada en la creencia de que una persona necesitada debe ser ayudada de corazón, sin mirar su religión o su nacionalidad.»
Irena Sendler, quien salvó a 2 500 niños del Gueto de Varsovia

Imagen e información Wikipedia

 

Un comentario sobre “Mujeres dignas de recordar.

  • el 18 de febrero, 2017 a las 0:09
    Permalink

    Xa hai tempo que sei da arriscada vida desta señora, digna de todolos onores. É lamentable que a academia sueca non lle entregara un Nobel.

Comentarios cerrados.