Internet para lo malo…y lo bueno o mi compañero el Dr. Watson

keyboard-824317_640Mucho se ha escrito y hemos hablado sobre lo que nos tiene vigilados el Gran Hermano de Internet.

Todos en alguna ocasión renegamos del control que sabemos tiene Google sobre nuestras vidas, nos asusta ver que hacemos una búsqueda y acto seguido  empieza a entrar publicidad relacionada, se supone que con nuestros intereses.

Es el precio que tenemos que pagar por gozar de los muchos servicios que nos ofrecen.

google-485611_640Ya no se discute acaloradamente sobre tal o cual término, siempre hay un listillo en el grupo que busca en su teléfono  el diccionario de la RAE y nos deja planchados con el significado del término en cuestión.

Ahora ya no hay discusiones en los coches por saber como llegar a destino, ni  confraternizar con los paisanos. La última vez que le pregunté a uno por una dirección me respondió: “ e logo Ud. non ten ese trebello do tontom”.

Todos renegamos de Internet pero también tiene sus cosas buenas; sabiéndolo utilizar es una ayuda inigualable.

Hace unos días sufrí un siniestro de importante consideración en mi casa, por suerte todo quedó en un susto y daños materiales.

Era sábado así que gestioné el seguro y el lunes por la mañana intento ponerme en contacto con la empresa instaladora, que había ocasionado el siniestro, por ser responsable del mismo y porque mejor que nadie conoce la instalación y se supone que puede subsanar la repetición de incidentes semejantes.

Como no podía ser de otra manera busco en Internet, intento contactar y tras múltiples intentos vuelvo a buscar, en ese momento veo una información que dice: “Empresa cerrada permanentemente”

sherlock-holmes-147255_640Se encienden todas mis alarmas, no hay responsable del siniestro. Empiezo a elucubrar todo tipo de suposiciones entre ellas la más dramática: una empresa en quiebra que ya trabajaba mal para ahorrar en materiales.

Busco la factura y empiezo a meter todos los datos a mi alcance en el buscador. El fantasma de Sherlock se apodera de mi y Google se convierte en mi fiel amigo Watson.

Al fin una página dice dar informes sobre situación financiera y legal de empresas y se puede obtener un primer informe gratuito. Sin pensarlo mucho meto los datos que figuran en mi factura y algunos personales que me solicitan y como por arte de magia: obtengo un informe donde me dice que la empresa en cuestión está en liquidación desde hace cuatro meses y como domicilio me da una dirección en un polígono de Lalín.

Así me entero  de que con el mismo NIF figura otra empresa,  y que efectivamente está no solo cerrado su local comercial de Vigo sino que dicha empresa se encuentra en liquidación. Busco en Maps la ubicación en cuestión y veo vista  Street View es decir como si me hubiera desplazado a Lalín. Desde mi silla giro la imagen, la acerco, recorro el entorno y descubro que existe una importante nave dedicada a ferretería con un nombre que nada tiene que ver con los datos obtenidos de Internet o de mi factura. Casi me doy por vencida, en tal caso llamar para informarme si antes en esa ubicación se encontraba la empresa que busco. Me acerco tanto que logro ver la fachada de la nave y es entonces cuando me doy cuenta que allí están elementos semejantes a los de mi instalación. Deduzco que algo tendrán que ver. Llamo y efectivamente una amable señorita me confirma que tenían local en Vigo; y después de relatarle el siniestro, me pasa con un responsable que dice que asumen como propia toda responsabilidad, ya que eran la empresa matriz, y por lo visto de seriedad reconocida en la zona.

No sé como se habría resuelto la situación sin mis pesquisas en Internet, pero yo por un lado me sentí muy satisfecha por mi nueva habilidad en la investigación y por otro lado agradecida al Sr. Google que desde la silla de mi ordenador me permite hacer muchas cosas.

Margarita.

Un comentario sobre “Internet para lo malo…y lo bueno o mi compañero el Dr. Watson

  • el 28 de octubre, 2016 a las 2:06
    Permalink

    Hay Margarita como se nota que eres un as experto en Google y, aunque no lo quieras descubrir, hay mucho de Holmes en tu personalidad. Te pones a rastrear y no se te escapa ninguna, ni siquiera aquella maravillosa Jaqueline que nos tuvo en ascuas hace un tiempo. Yo soy más manazas y aún no logro sacar toda la información que busco.

Comentarios cerrados.