La fiesta del “Marisquiño” vista con los ojos de una cincuentona.

 O MARISQUIÑODesde la óptica de una señora bien metida en la década de los 50, la fiesta del “Marisquiño”, que desde hace más de 15 años se celebra en nuestra ciudad, es una verdadera puesta al dia. Como esos buenos coches históricos que, con unos pequeños retoques de tecnologías actuales, quedan flamantes. Pues algo así me ocurre a mí con esta fiesta de gente joven, tribus urbanas y deportes increíbles, entre acrobacias imposibles sobre bicis, motos o bailes con nombres que no sé pronunciar adecuadamente.
Aprendiendo algunas palabras nuevas: “los raiders  (asaltantes)

“Raider”, fue la palabra que más llamó mi atención entre una lluvia de términos ingleses que usaba un guapo presentador, con voz excelente, para comentar algunos de los deportes que practicaban jovencitos de no más de 17-20 años, sobre las bicis. Quedé nuevamente asombrada de esos saltos y acrobacias en el aire que llevaron a cabo estos chicos, el pasado domingo en la zona de la estación marítima.

Otro de los deportes que me entusiasmaron fue la bajada, en bicis, a toda velocidad y con obstáculos, desde el Casco Vello hasta Montero Rios. Nueve chicas y 95 chicos realizaban esta proeza de bajar, con sus bicis a toda velocidad, las escaleras de la Concatedral, bajada por una calle estrecha, después de girar para librar una curva cerrada, seguir por las escaleras de A Pedra y, al final, salto con varios trampolines, para llegar a la meta. Todo un espectáculo de equilibrio y concentración. Gente que no llegaba a los 30 años.
MARTA-Allí vi a Marta, una de las deportistas, y fui a saludarla. Marta Rodríguez Amigo, que así es como se llama, me miraba divertida por mi entusiasmo y mi edad. Con toda la amabilidad del mundo quedamos en que le haría una entrevista para nuestra revista digital que, a pesar de su juventud, le pareció estupendo que la gente de los 50 para arriba, esté tan puesta en temas digitales, revistas, deportes y así muchos etc. Así pues, les anuncio que en cuanto tenga preparada la entrevista con Marta, la publicaremos para que nos cuente cómo es y se siente en un deporte donde la bici te hace volar.

Pintura urbana de un excelente grafitero vigués.
GRAFITEROYa sé que esta modalidad de arte urbano despierta mucha polémica pero yo, les confieso, que me gusta cuando hay arte detrás. Un artista, sea grafitero o no, crea arte siempre. No confundamos con el gamberro idiota que sólo quiere darse a conocer y embadurna, de mala manera, todas las paredes que se encuentra.

Dentro de este mundo del grafititi, como en todas partes, hay gente con auténtico talento que hace, para mí, pinturas murales muy bellas, con mucho arte y mucha concienciación social. Y para muestra estos que ví en el Marisquiño. Que me perdone el grafitero por no saber su nombre, a pesar de ser uno de los de referencia en Vigo. Yo le felicito porque la pared que da frente al Naútico, era un cuadro para gozar. Y de eso hay mucho en Vigo y entre la gente más joven. Basta ir a esta fiesta donde se concentraron, además de toda la gente joven, con talento de street dance (baile callejero) o de free dance (baile libre), muchos mayores de 40 en adelante que nos quedamos con la boca abierta viendo a estos artistas.
Todo empezó con el coche de la película  “Regreso al futuro”
DELORIAN--Pues sí, cuando me iba para casa porque tenía frio, me topé con un coche, según me decía mi hijo, que era el modelo idéntico usado para la película “Regreso al futuro” que, como recordarán los que la hayan visto, el científico pone el coche en una vía del tren a toda velocidad, y así viajan al futuro.

Un futuro donde los chicos iban en patinetes que volaban, entre otras cosas. Y así es como empezó mi incursión en el “Marisquiño” de este año. Luego fuimos hasta la pista de motos donde el chaval vigués, Oscar Barciela, se proclamó campeón en saltos con su moto, o donde un niño hacía filigranas en un curioso cochecito parecido a los de choque pero totalmente descubierto, o donde chicos y chicas intentaban mantener el equilibrio sobre un patín con motor y luces, y los scaters con sus monopatines haciendo virguerías. Toda una fiesta de juventud y mayores que muestran, una vez más, la vitalidad y el talento que hay en nuestra ciudad.

Texto y fotos- Alex

5 comentarios sobre “La fiesta del “Marisquiño” vista con los ojos de una cincuentona.

  • el 19 de agosto, 2016 a las 16:16
    Permalink

    Moi ben Álex, ser cincuentona hondía non é o mesmo que hai cincuenta anos, e ti demostralo. Segueasí e chegarás aos sesenta e setenta e seguirás metida no balburdio da xente máis nova e, sentiraste feliz que é, o que verdadeiramene importa
    telmo

  • el 19 de agosto, 2016 a las 17:49
    Permalink

    Es un consuelo leer este reportaje, dado que por motivos personales, no pude ir a disfrutar delo ambiente del “marisquiño” este año.
    En fin, otro año será.
    Gloria.l

  • el 19 de agosto, 2016 a las 20:05
    Permalink

    Gracias por tu reportaje. Los que por una u otra causa no hemos ido, nos damos por satisfechos con tu información.

  • el 20 de agosto, 2016 a las 12:07
    Permalink

    Llevo unos años oyendo lo del marisquiño y nunca tuve curiosidad por verlo, incluso tengo amigas que van a ver tal evento, pero con tu reportaje me has despertado la curiosidad de verlo. Gracias

  • el 26 de agosto, 2016 a las 18:05
    Permalink

    Pero no sólo nos gusta a las cincuentonas el Marisquiño, también a los de 70-80. Yo fui con mis padres y no había forma de sacarlos de todo “el sarao”, como decía mi padre, muy puesto él con los lenguajes de estos grupos. Gracias por la información

Comentarios cerrados.