Remigio Ramón Nieto Otero. El rapaz de Lavadores

Ramon Nieto

Ramón Nieto como lo conocemos todos los vigueses, era hijo de Ramón Nieto Castro y Tomasa Otero Lago. Ellos eran unos campesinos de Sta. Cristina de Lavadores que pese a vivir sin grandes penurias económicas,  decidieron emigrar a América como tantos otros paisanos. Aunque eran campesinos, tenían una formación básica, lo que en aquellos tiempos no era tan corriente entre los labriegos.
Cuando Ramón Nieto tenía catorce años emigraron a América para hacer fortuna. El chico comenzó a trabajar en un comercio de tejidos mientras continuaba sus estudios. Con 24 años lo contrataron en una fábrica de hilos en la que destacó por su gestión. Pero su fortuna la haría en el negocio de la sal.
En Chile existen los dos únicos yacimientos de salitre natural del mundo, por aquella época había una gran demanda de este producto para utilizarlo como fertilizante. Los obreros que trabajaban en las minas eran explotados laboralmente tanto por los industriales ingleses, como los americanos o locales. Tenían horarios de dieciséis o dieciocho horas sin descanso dominical, les pagaban en vales que tenían que canjear por alimentos y productos en los comercios de las empresas a altos precios, amén del clima, 40º de día y 10º por la noche. Pero nada de esto arredró a Ramón que se trasladó a aquella región para trabajar en las minas a fin de adquirir experiencia para montar él mismo un negocio. Así fue como logró introducirse en el negocio del salitre.
En el año 1914 fundó una compañía de explotación y comercialización de la sal llegando a tener una de las más grandes compañías de salitre del país, a la que llamó “Compañía Galiza” y a los tres establecimientos, “Vigo”, “A Coruña” y “Pontevedra”. Tuvo tanto éxito con este negocio que cuando ya poseía una gran fortuna, fundó, junto con otros paisanos, el Banco Español y dos compañías de seguros a las que llamó “La Española” y la “Nueva España”. Más tarde diversificó sus empresas dedicándose a la industria del hilo.
Dada su brillante proyección empresarial fue nombrado asesor del Presidente de la República de Chile.
Ramón, que tenía un porte elegante y buenos modales, conoció a una joven de familia adinerada y bien relacionada en la sociedad chilena, María de la Vega, con quien se casó.
Influenciado por las ideales de librepensamiento y racionalistas, que proclamaban que la educación era la solución a los problemas sociales, una vez que hizo fortuna, decidió cumplir un sueño que tenía desde que era joven; crear una escuela para educar a los chicos que como él, procedían de familias humildes. Así el 1 de enero de 1900 con 44 años de edad, creó su primera escuela, situada en el barrio de Barreiro. El director de la citada escuela fue Severino Cobas.
Escuela nietoMientras tanto, la relación con su mujer comenzó a deteriorarse porque ésta no comprendía los ideales de su marido ya que ella era de ideas más conservadoras y no podía entender que este, invirtiese tiempo y parte de su fortuna en las Escuelas Nieto.
La idea de Ramón Nieto, era que los chicos no solamente aprendiesen a leer y escribir, sino que se les enseñase una profesión así que orientó el proyecto hacia una educación politécnica. Para esto donó 40 millones de pesetas y los terrenos familiares. La escuela principal se finalizó en 1917, estaba situada en la zona del Seixo en la Avenida que hoy lleva su nombre. Las ideas de Ramón Nieto eran tan avanzadas que todavía hoy, 75 años después, los estatutos de la escuela siguen vigentes. En este centro se educaron varias generaciones de estudiantes en Lavadores.
La inauguración contó con la presencia del fundador, de los miembros del Patronato creado para dirigir la escuela, de los alumnos, sus padres, profesores y autoridades locales y durante la misma se celebró un emotivo acto.
Unos años antes, el 16 de mayo de 1914, la corporación municipal del Concello de Lavadores reconoció su labor nombrándolo por unanimidad hijo predilecto de Lavadores y en 1926, Honorato Fernández Míguez en nombre de la corporación municipal, pidió al Presidente y al Consejo de Ministros que se concediese la Gran Cruz al impulsor de la cultura de Lavadores.
En Viña del Mar, ciudad a la que se había trasladado a vivir y que le recordaba a Vigo por su puerto y sus edificios, falleció Ramón Nieto, el 25 de julio de 1928 a los 72 años.
Hoy las Escuelas Ramón Nieto siguen funcionando en la Avenida que la ciudad bautizó con su nombre.
Gloria.

6 comentarios sobre “Remigio Ramón Nieto Otero. El rapaz de Lavadores

  • el 4 de septiembre, 2015 a las 16:32
    Permalink

    Enhorabuena Gloria, me gusta mucho este repaso biográfico,tan bien documentado homenajeando a Ramón Nieto, otro de los vigueses que pasaron a la historia por su mecenazgo y buen hacer como industrial y comerciante.

    Felicidades de nuevo.

    Miguel.

    Felicidades.

  • el 4 de septiembre, 2015 a las 19:40
    Permalink

    Apasionante vida la de este vigués. Debemos admirarle y reconocer toda su labor.
    Gracias, Gloria, por ofrecernos esta documentación para conocerle.

  • el 6 de septiembre, 2015 a las 18:23
    Permalink

    Hola Gloria, gracias por el trabajo que pasas en documentarte para que podamos conocer la vida tan interesante de estas personas.
    Un saludo
    Guadalupe Aguilera.

  • el 7 de septiembre, 2015 a las 20:03
    Permalink

    Me ha gustado mucho Gloria. Un abrazo. Alex

  • el 7 de septiembre, 2015 a las 20:40
    Permalink

    Gracias Gloria por traer a nuestra memoria a estos grandes personajes que tanto hicieron por nuestra querida ciudad de Vigo. A pesar de que algunos de ellos no eran vigueses de nacimiento, quisieron devolverle con sus obras, legados, etc. el agradecimiento por la acogida que Vigo les hizo a ellos y a todas las personas que decidieron un día vivir y trabajar en la nuestra ciudad, haciendo que se sintieran unos vigueses más.

  • el 13 de septiembre, 2015 a las 22:55
    Permalink

    Me gusta sobre todo porque…me toca muy de cerca. Gracias!!!

Comentarios cerrados.