Las Hadas del Fuego

Las hadas del fuego

Me llamo Guadalupe Aguilera.
Las piedras que encuentro en mi camino, que dibujo y grabo, nos cuentan la historia del mundo, mitos y leyendas.
Espero que os guste.

La supervivencia en la tierra no sería posible si no existieran los cuatro elementos: tierra, aire, agua y fuego.Del elemento fuego surgieron las hadas del fuego. La leyenda dice que estas hadas fueron las que ayudaron a Promoteo (hermano de Atlas) a robarle el fuego a Zeus para entregárselo a los mortales. Podéis obtener más información sobre el atlante Atlas en la historia que escribí titulada “Las lágrimas de Atlas” (31-03-2013).
Promoteo sabía que sin el elemento fuego los humanos no podrían sobrevivir en la tierra y desobedeciendo las ordenes de Zeus decidió robarlo. Como el fuego estaba a mucha profundidad y  no podía cogerlo, pidió ayuda a las hadas de fuego para que bajasen a las entrañas de la tierra y lo subieran a la superficie. Las hadas como necesitaban un cuerpo físico para poder estar en la tierra se convirtieron en salamandras. Desde entonces, cuando se enciende una hoguera las hadas de fuego pueden regresan a la tierra convertidas en salamandras y se las puede ver saltando y danzando dentro del fuego sin llegar a quemarse. Leonardo Da Vinci decía que las salamandras se alimentaban del fuego y que no tenían órganos digestivos. Para los paganos las salamandras siempre fueron las benefactoras de la humanidad, eran el símbolo de la permanencia del fuego, de la pureza, la renovación para un cambio mejor, de la  energía espiritual y de la pasión. Por sus propiedades curativas eran muy apreciadas y llegaron a ser el símbolo de los alquimistas. Pero con la llegada del cristianismo todo cambió; la iglesia católica comenzó a decir que al ser espíritus de fuego las salamandras representaban al maligno, porque provocaban y encendían en el hombre pasiones  y deseos sexuales prohibidos. San Agustín siempre las nombraba en sus sermones porque creía que representaban a las almas que estaban condenadas a quemarse eternamente en el infierno por sus pecados cometidos. Pero a pesar de todas estas acusaciones y mala fama, los caballeros del  medievo que creían en el elemento fuego como fuente de energía comenzaron a incorporar en sus escudos figuras de dragones y de salamandras como símbolo de valor, de amor, de constancia y de coraje a la adversidad. El Rey Francisco I de Francia (1494-1547) en su escudo puso una salamandra  con el lema “Yo nutro y aniquilo”.  En heráldica hay muchas representaciones con figuras de salamandras y en algunas de ellas se puede ver  dentro de un círculo de fuego una figura con el cuerpo de mitad perro, mitad salamandra. A las salamandras se le atribuyen numerosas leyendas y mitos, llegaron a decir que cuatro mil hombres y dos mil caballos que pertenecían a las tropas de Alejandro el Grande murieron por beber agua de un arroyo que estaba envenenado por una salamandra. Decían también que si el veneno de una salamandra te tocaba la piel  la carne se te secaba y se caía, luego te caía el pelo y por último cuando los  huesos  quedaban al descubierto morías. Durante mil quinientos años se llegó a creer que  vivían del fuego y que el líquido lechoso de olor desagradable que expulsan las salamandras mataba al hombre con solo tocarlo, ahora sabemos que su contacto solo puede producir una pequeña irritación de piel y que las salamandras lo utilizan como defensa para alejar a sus depredadores. Por estas falsas creencias y sobre todo en la edad media, la gente dejó de comer carne de cerdo, porque decían que aunque el cerdo podía comer salamandras y no morir, las toxinas del veneno de la salamandra se depositaban en la grasa del cerdo (tocino) y que si un hombre comía la carne del cerdo, se moría.
Las salamandras son una mezcla de serpiente, lagarto y dragón, y aunque parezca un reptil no lo es. Las salamandras son anfibios y se diferencian de las ranas y sapos por su larga cola. Los científicos las conocen con el nombre de “fósil viviente” y es que la salamandra ya estaba en la tierra mucho antes de que llegaran los dioses, de esto hace más de trescientos cincuenta millones de años. Convivió con los dinosaurios y sobrevivió al Diluvio Universal. Con el paso del tiempo fueron evolucionando y a día de hoy se cuentan un total de quinientas especies registradas que varían en color y en tamaño.
En los castillos, catedrales, cementerios etc se pueden ver dibujos grabados con figuras de salamandras. La catedral de Oviedo que se construyó hace más de medio millón de años tiene grabada la figura de una salamandra. En Asturias a las salamandras se les llama sacaveras y hay gente que aún cree que si te pica o muerde una sacavera te puede causar la muerte. Os diré que las sacaveras no te pueden picar porque no tienen pico, tampoco te pueden morder porque no tienen dientes y la toxina lechosa que sueltan para defenderse jamás mataría a un hombre. Las salamandras de Oviedo (Asturias) se diferencian de las demás salamandras porque son vivíparas, paren  crías completas, no ponen huevos en las charcas y no pasan por la fase larval para conseguir su metamorfosis. El parto dura más de una hora y en un solo parto pueden parir de cuatro a cinco crías. Pinchar enlace http://www.naturalezacantabrica.es/2008/11/el-parto-de-la-salamandra.html.
Los antiguos, los paganos y los alquimistas sabían del poder curativo de las salamandras. A día de hoy y después de muchos años de estudios, los científicos han comprobado que tenían razón. En el instituto Max Planck en Alemania están estudiando como se regeneran los miembros amputados de la salamandra mexicana, están convencidos que sí se pueden fabricar órganos en laboratorios como corazones, orejas, hígados etc. También se podrá conseguir que el hombre partiendo del muñón como lo hacen las salamandras regenere su dedo o mano amputada.
La salamandra más grande del mundo es la de china, que puede llegar a medir hasta 1,80m, aunque también se han encontrado ejemplares de 2m de largo, suelen pesar de 25 a 30kg aprox, y  llegan a  vivir hasta unos ochenta años. La masiva captura de esta salamandra que se compraba por miles para el consumo humano y para la medicina tradicional provocó que ahora esté en peligro de extinción y que el gobierno prohíba su captura. Pero los cazadores furtivos las siguen capturando y los millonarios chinos pagan verdaderas fortunas por comer un plato preparado con la carne de estas salamandras porque saben que son muy beneficiosas para la salud. A las salamandras gigantes chinas se las conoce con el nombre de “pez infante” porque vocalizan y gimen como lo hacen los niños pequeños cuando lloran. La segunda salamandra más grande es la de Japón que mide 1,50m y pesa unos 25kg. También llama mucho la atención la salamandra acuática larvaria de Canadá que tiene el tamaño de un perro y ladra y gime como un perro. En España la salamandra que estamos acostumbrados a ver es la salamandra común, conocida como salamandra europea que es de color negro y tiene manchas amarillas.
Vigo, 14 de junio del 2015.
Fuentes de Internet consultadas, entre otras:
http://sobreleyendas.com/2009/01/25/la-salamandra-como-animal-maravilloso/
http://elpais.com/elpais/2014/11/04/ciencia/1415060356_887155.html
http://curiosidades.batanga.com/7359/el-antiguo-mito-de-la-salamandra-resistente-al-fuego
http://www.naturalezacantabrica.es/2014/03/las-salamandras-y-el-fuego-mitos.htm

Guadalupe

Texto y imagen: Guadalupe Aguilera 

guadalupeaguileramendez@gmail.com

10 comentarios sobre “Las Hadas del Fuego

  • el 27 de junio, 2015 a las 11:22
    Permalink

    Interesante texto con multitud de referencias sobre la salamandra, que en mi caso desconocía.
    Bonita piedra como todas las que acompañan a tus bien estructurados artículos, repletos de buena información.

    Un placer leerte Guadalupe.

    Saludos.

  • el 27 de junio, 2015 a las 20:08
    Permalink

    Me encanta la piedra y la fuerza que transmite la salamandra..así como todo lo que nos cuentas de ella y sus misterios…enhorabuena de nuevo! comparto lo que dice Miguel A. un verdadero placer volver a leerte.

  • el 28 de junio, 2015 a las 22:29
    Permalink

    Enhorabuena nuevamente por esta historia, me estaba empezando a preocupar porqué tu tardanza en escribir. Es increible la naturaleza y como algunos animales como la salamandra poseen las cualidades que tienen.Espero que los investigadores logren grandes avances cientificos gracias a estos animalillos.QUE NO CESEN LAS AYUDAS PARA FINANCIAR LAS INVESTIGACIONES QUE EN UN FUTURO NOS PUEDEN SALVAR LA VIDA. Un saludo Guadalupe!

  • el 29 de junio, 2015 a las 16:06
    Permalink

    Nunca me gustaron las salamandras pero después de leer esta historia ya las veo de otra manera. Gracias por enseñarnos tantas cosas.

  • el 29 de junio, 2015 a las 23:22
    Permalink

    Vaya pues si que es un animal raro las salamandras ,no sabia que podian hacer tantas cosas .Me gustan las salamandras !
    Puedes escribir mas historias de animales curiosos?gracias.

    • el 1 de julio, 2015 a las 0:16
      Permalink

      Hola Nanuco, por tu comentario deduzco que te gustan mucho los animales y me alegro que la historia de “Las hadas del fuego” haya despertado tu interés por querer conocer otras historias y leyendas de animales.Con respecto a tu pregunta te diré que no descarto seguir escribiendo mitos y leyendas sobre los animales que aportan tantos beneficios a la humanidad.
      Me despido dándote las gracias por leer mis historias y por tu comentario. También quiero darle las gracias a todos los lectores que me siguen mes a mes y decirles que no me he olvidado de su petición para que siga escribiendo las leyendas de los signos del zodiaco.
      Atentamente
      Guadalupe Aguilera.

  • el 30 de junio, 2015 a las 22:40
    Permalink

    Está claro que todos los seres vivos tienen ambas partes: positiva y negativa.
    Un relato entretenido. Enhorabuena Guadalupe.

  • el 6 de julio, 2015 a las 20:25
    Permalink

    Creo que ahora podre darte la enhorabuena por tu historia de LAS HADAS DEL FUEGO.Desconocía semejante tamaño de alguna de esta especie dándolo a conocer con mucha exactitud.Gracias Guadalupe y sigue acompañando nos dándonos a conocer tan ilustrativas historias.Un abrazo.

  • el 7 de julio, 2015 a las 17:59
    Permalink

    Felicidades Guadalupe,por esta nueva historia que nos traes ,yo tenia otro concepto de la salamandra por un percance que tuvo mi perrita con una de ellas, pero pensando en ellas como hadas de fuego la verdad me encanta.Te felicito una vez mas y cuéntanos pronto la siguiente historia, ah la piedra..preciosa UN SALUDO

  • el 14 de julio, 2015 a las 21:08
    Permalink

    La he leído nuevamente,

Comentarios cerrados.