“Paseo por mi querido Casco Vello”

1n

Como todos los sábados que puedo, procuro acercarme por mi viejo barrio, ese querido Casco Vello  y, desde luego cada vez me gusta más perderme por esas calles por donde jugábamos de niños, que hoy poco a poco se van recuperando del abandono tan grande que por desgracia han sufrido durante muchos años.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Año 2012

Poco a poco os iré contando los cambios que se han desarrollado en el Casco Vello, hoy os mostraré como ha quedado el frontal de la plaza de Arguelles. Creo que la diferencia es abismal, se cerraron varios pequeños negocios que el Ayuntamiento había construido en los años cincuenta y sesenta, junto con los de la rampa de la calle Abeleira Menéndez ya remodelados y los Quioscos de la Rúa Pobladores, debajo de la acera bolada del Paseo de Alfonso XII ya desaparecidos hace años.

Después de desaparecer los viejos urinarios y pasar algunos  años cerrado pasaron a ocupar dicho local, la Organización Proyecto Hombre, y después de los problemas que los usuarios de dicho local han tenido con los vecinos y con algunos ciudadanos,  el  Concello lo ha vuelto a cerrar.

Después de la remodelación efectuada por el Concello tanto de la plaza como del frontal el cambio ha sido espectacular,  juzgarlo vosotros mismos.

   OLYMPUS DIGITAL CAMERA
En la actualidad

Un saudiño

Texto y fotos: Paco Domínguez

3 comentarios sobre ““Paseo por mi querido Casco Vello”

  • el 30 de mayo, 2015 a las 19:07
    Permalink

    La verdad es que ha quedado razonablemente bien ahora. Gracias Paco por estos paseos por el Casco Vello. Aunque no lo conozco tanto como tú, es una zona de Vigo que me gusta mucho. Sigue contando cosas del barrio. Un beso de admiradora. Alex

  • el 30 de mayo, 2015 a las 22:21
    Permalink

    Si te fijas, en todas las ciudades, el Casco Vello es bonito por entrañable; debería llamarse Casco Bello. A mí me pasa lo mismo que a tí, Paco. Soy de Orense y viví en el Casco Antiguo hasta los 18 años en la calle de San Pedro (junto al colegio de las Carmelitas) que daba a la Catedral. Tuvimos que abandonar la casa porque abrieron para salir a San Francisco; pero, claro, desaparecieron los soportales. Cada vez que voy a Orense los pies me llevan allí y todavía me veo jugando al escondite en los soportales de la Fuente Nueva y me repito ¡qué pena!. Es bonito pero no es lo mismo.
    Sigue explorando y nos cuentas.

  • el 1 de junio, 2015 a las 14:34
    Permalink

    Felicidades Paco. No sabes como me gusta que escribas del Casco Vello de Vigo. Yo nací en la Puerta del Sol y mis padres tenían un comercio frente a la Colegiata. He jugado por esas calles, tenía amigas que vivían por la zona.
    En fin, es bonito que alguien recuerde esa parte de Vigo tan entrañable.
    Gracias, Gloria.

Comentarios cerrados.