De mofletes, dientes y políticos sin criar

relatos

Mami, hoy fuimos a una tienda  donde unas mujeres tortilleras venden tortillas para comer y la abuela también compró sopa casera de starlux y fideos –Dice Julito cuando ve a su madre-.
-Mira que bien…
-Por la tarde no pudimos ir al parque porque dijo la abuela que estaban pintando la hierba.
-Mamá ¿que te pasa que tienes muy mala cara?
-A la abuela Elvira le duelen los mofletes por dentro y se da un spray –Dice Julito.
-Son estas dichosas muelas, Marichu.
-Tienes que ir al dentista.
-¿Estás loca? La última vez que fui, tuve que comer habas viudas durante dos meses…
-¿Por las molestias?
-¡¡¡Que iba a ser por las molestias… Por lo que me cobró!!!
-Pero no vas a estar toda la vida con el spray ese para calmar el dolor, puedes tener una infección.
-¡¡¡Ay Dios mío!!! Nunca queda lo mejor para cuando nos hacemos viejas –Suspira mi suegra.
-Los dientes le dan problemas a todo el mundo, no solo a la gente muy mayor, como tú.
Elvira tose mirando a su hija contrariada:
-O soy gafe, o Dios nuestro Señor se ha puesto en mi contra y me ha dejado de querer.
-Mamá, no digas esas cosas.
-Aún me acuerdo de tu padre, cuando le tuvieron que poner una máquina con una pila dentro.
-Mamá, era un marcapasos.
-Fue porque se le puso mala la carne del corazón. De nada le sirvió, porque a los pocos meses murió retorcido por el dolor y los calambres.
-Papá apareció muerto por la mañana en su cama.
-No, Marichu. La pila le mató a calambrazos por dentro.
-Abuela, no me gustan los pelos de las mandarinas –Interrumpe Julito quitando los pellejos blancos de la fruta.
-Cómetelo que son vitaminas, cariño –Elvira se dirige ahora a su hija– Marichu, yo puedo entender que todo cambie, pero… ¿Y esos nuevos políticos con carita de sin criar? ¿A dónde van a llevar a España?
-Mamá, habrá que dar una oportunidad a la savia nueva, las ideas renovadas y proyectos diferentes.
-Ignoran el pasado y mienten sobre el futuro. Eso es lo que tenemos claro.
-No podemos perder la esperanza.
-¿La esperanza? Yo no creo en nada, ni en nadie. Fíjate lo que le pasó a la hija de Piluca.
-¿Qué le pasó?
-Se cayó por las escaleras, fue al hospital y le hicieron una radiografía.
-¿Qué tenía?
-Unas costillas rotas, pero el médico le dijo que no se preocupara, al ver la placa comentó que  ahora ya no curan a las personas humanas. Como casi no hay fondos, arreglan todas las radiografías con PhotoShop.
-¿Pero que me estás contando?
-Lo que estás oyendo… Con PhotoShop… Y claro, si no sale nada, no tienes nada. ¡¡¡Ale, para casa…!!!

Texto e imagen:  Miguel A. Méndez González 

El-libro-150x150 el aliento de cristalAutor: “El aliento de Cristal”

alientodecristal@gmail.com

4 comentarios sobre “De mofletes, dientes y políticos sin criar

  • el 1 de junio, 2015 a las 8:23
    Permalink

    No me di cuenta que era otra historieta de la suegra Elvira hasta que empecé a leer. Los dentistas, los políticos y la sanidad son buena combinación. Muy entretenida.

  • el 1 de junio, 2015 a las 15:02
    Permalink

    Ignoran el pasado y mienten sobre el futuro, es una verdad absoluta. Simpática historia con toques bastante reales.

  • el 1 de junio, 2015 a las 18:14
    Permalink

    Con tinte de humor pero ¡cuántas verdades dices, Miguel! Lo mejor las radiografías de photo shop… Para temblar, no des ideas.

  • el 1 de junio, 2015 a las 19:24
    Permalink

    Totalmente de acuerdo con el comentario de M. Angeles. Buena historia combinando humor y oscuras realidades.

Comentarios cerrados.