Reflexión sobre la existencia

la naturaleza de universoPara ir de entre los hombres, si hay dioses, no es algo que haya que temer, ya que los dioses no te envolverán en maldad; pero si en realidad no existen, o no les importan los asuntos de los humanos, ¿qué me importa vivir en un universo vacío de dioses o de providencia? Pero en realidad existen y si, les importan las cosas humanas, y han puesto todos los medios en poder del hombre para permitirle no caer en la maldad. En cuanto a lo demás, si había algo de maldad, habrían proporcionado para esto también, que debería estar en totalidad  en poder del hombre, no caer en él. Pero eso, no hace a un hombre peor, ¿cómo puede hacer la vida de un hombre peor? Pero ni por ignorancia ni por tener el conocimiento, sino por el poder de guardar o por corregir estas cosas, es posible  que la naturaleza del Universo no les ha dado importancia; ni es posible que haya hecho semejante error, ya sea por falta de poder o por falta de habilidad, el bien y el mal deberían suceder indiscriminadamente de lo bueno y lo malo. Pero la muerte ciertamente y la vida, el honor o el deshonor, dolor o placer, todas estas cosas pasan igualmente a hombres buenos y malos, siendo las cosas las que nos hacen  mejores o peores. Por lo tanto no son ni el bien ni el mal. El hombre está hecho para actuar no para estar holgazaneando o para el placer. Como las plantas y los animales hacen uso de sus naturalezas, así debe hacer el hombre. Todas las cosas que no están  en nuestro poder, son indiferentes: no son ni buenas ni malas, moralmente. Tales como la vida, la salud, riqueza, poder, enfermedad, pobreza y muerte. La vida y la muerte son todas partes del hombre. Salud, riqueza, poder, enfermedad y pobreza le suceden a los hombres indiferentemente del bien y del mal; para los que viven conforme a la naturaleza y a los que no lo hacen. La vida es una guerra y la estancia de un extraño, y después de la fama, está el olvido. Después de hablar de esos hombres que han perturbado el mundo y después murieron y de la muerte de los filósofos, tú has embarcado,  tú has hecho el viaje, tú has llegado al puerto; desembarca. Si en realidad en la otra vida, no hay necesidad de dioses, ni aún allí. Pero si en un estado de no sensación, tú cesas de soportar el dolor y el placer, y de ser un esclavo del navío que es tan inferior como al que sirve que es superior; pues uno es inteligencia y deidad; el otro es tierra y corrupción. No es la muerte lo que el hombre debería temer, pero nunca debería temer vivir acorde con su naturaleza. Todo hombre debería vivir de tal modo que descargara su obligación, y no preocuparse de nada más. Él debería vivir una vida donde él siempre estuviera preparado para morir y partirá contento cuando sea llamado. ¿Qué es la muerte? Un cese de las impresiones a través de los sentidos, y el tirar de los hilos que mueven el apetito, y los movimientos discursivos de los pensamientos, y del servicio de la carne. La muerte es como es la generación, un misterio de la Naturaleza .

Texto: Miguel Correa Nogueira

Imagen:  http://recursostic.educacion.es/bancoimagenes/web/

miguel2

Un comentario sobre “Reflexión sobre la existencia

  • el 12 de marzo, 2015 a las 0:08
    Permalink

    Hola Miguel, creo que no estamos preparados para afrontar la muerte ni siquiera para hablar de ella, sobre todo en occidente donde la religión nos habla de una vida mejor después de la muerte o de un infierno.Como no sabemos lo que nos vamos a encontrar después de la muerte nos agarramos a la religión y todo queda reducido a una cuestión de fe.
    Morris West escribió: Por otra parte, he comprendido que el gran error, la más grande herejía, es creer que la religión ofrece respuestas a todas las cuestiones humanas”.
    Reciba un afectuoso saludo
    Atentamente
    Guadalupe Aguilera.

Comentarios cerrados.