Mi suegra Elvira, Miss Corujo 1.957

Mi-suegra-Elvira-Me he enterado, suegra que usted ganó el concurso de Miss Corujo en 1957 ¿No?
-¡¡No es verdad, lo gané en 1975!! –Responde Elvira enfadada.
-No puede ser suegra –Dice Roberto.
-Si puede ser, porque conservo el recuerdo, vivo en mi memoria.
-¿En 1975?

-Aquel, fue el año más feliz en la vida de vuestra hermosa  madre,  y al mismo tiempo el más desdichado.
-¿Qué te pasó mamá? –Pregunta Marichu.
-La fría mañana del 20 de Noviembre de 1975, pocos meses después de ser aclamada como la mujer más bella de Corujo, sucedió el acontecimiento más luctuoso de la década… Bueno, yo diría del siglo, e incluso del milenio.
-¿Qué fue eso tan espantoso? –Insiste ahora Charo.
-Vosotras no habíais nacido…
-Mamá, yo tengo 47 años.
-Cállate Charo, que tú tienes la lengua muy larga y demasiado bien dispuesta               –Continúa Elvira– Aquel mismo año, después de  ganar el importante certamen de belleza, la angustia y desesperación llegaron a España.
-Eso ya lo ha dicho suegra… ¿Pero qué sucedió?
-El deceso del Generalísimo: Don Francisco Franco Bahamonde.
-¿El dictador? –Pregunta Roberto.
-Ojalá, Dios y nuestra madre, La Santísima Virgen María, lo hayan acogido entre sus senos.
-Franco murió el 20 de noviembre de 1.975, pero usted suegra ya contaba con 36 años, caminando hacia los 37. No pudo ser Miss Corujo en esa época.
-Mamá le da la vuelta a todas las cifras –Dice por lo bajo Marichu- Hasta a mi me quiso hacer creer de pequeña, que había nacido en 1983… Llegué a pensar siendo niña, que yo era mayor que ella.
-Por favor, no cuchicheéis a mis espaldas.
-Continúe suegra, con el relato de pinocho.
-Aquel año, cuando me presenté al concurso de Miss Corujo, me puse en manos de Dios y de España.
-Que bonito –Dice Roberto.
-El cuerpo de vuestra madre fue muy fotografiado. Salí en varias publicaciones, posando de distintas maneras, saludando con abrigo de visón, otro de piel de zorra blanca del Canadá y un traje de Finita Lemos.
-¿Finita Lemos? ¿Quién era Finita Lemos, yo no la conozco?
-La costurera de mi madre de toda la vida…
-Ah.

-En una de las fotos usé gafas de sol, mirando a la cámara con aire caprichoso mientras mordisqueaba la patilla. Fue un retrato muy bonito, que acabó en todos los camiones de reparto de gaseosas.
-Si que debió ser bonito, si… –Comenta Roberto.
-Otra de las poses que me hizo ser una mujer muy deseada fue la del bañador, con una mano en la cadera y una pierna echada hacia delante, rodeada con garbo y mucho glamour por dos apuestos jóvenes…
-Mamá, cuenta la verdad… Te hicieron una sola foto en la playa de Canido, con un vestido de sisas.
-¡¡¡Me hicieron fotos que publicaron en toda la prensa nacional!!! Ese año fui más fotografiada que Lady Di.
-Eso es muy cierto, a Lady Di  nadie la conocía porque  no había nacido.
-¡¡¡Pero vosotras que sabréis!!! Si con el dinero que gané hasta me compré un Seat 1.430 supermirafiori.  Y me hicieron un montón de fotos para la revista HOLA, cuando me lo entregó el director general de la Seat.
-Mamá, el premio fue un diploma, una banda y un ramo de flores. Y el coche lo compró papá cuando Marichu tenía cinco años.
-¿Tu lo sabes todo?
-Cuenta la verdad…
-Me invitaban a fiestas, y hasta me hicieron un homenaje… –Insiste Elvira.
-Aquel verano de 1957 poco antes que actuara la orquesta te subieron al palco, durante las fiestas de Corujo.
-Que equivocados estáis. Tuve muchas ofertas de trabajo. Como modelo en desfiles de moda, para publicaciones…
-No, mamá. La única oferta  fue ir a trabajar a Benavente.
-Yo no acepté, y se llevaron a Carmencita, como primera dama de honor.
-El abuelo Ramón no te lo permitió. Por eso le ofrecieron el trabajo a Carmencita.
-Eso si que es cierto –Recuerda Elvira con nostalgia- A la pobre chica la engañaron y terminó en un bar de carretera, sirviendo copas, fumando y echándole el humo a la cara de los hombres… ¡¡¡Que desgracia!!! Por lo menos yo hubiera podido aspirar a algo, con un poco más de lujo.

El-libro el aliento de cristalTexto, y Imagen: Miguel. A. Méndez González

Autor del libro: “El aliento de Cristal”

 

6 comentarios sobre “Mi suegra Elvira, Miss Corujo 1.957

  • el 29 de marzo, 2015 a las 11:04
    Permalink

    Me hizo recordar que antes los camioneros llevaban fotos de chicas en las cabinas. Muy divertida esa suegra. Felicidades Miguel.

  • el 29 de marzo, 2015 a las 11:31
    Permalink

    Desde luego, a esta suegra, no le falta ningún “episodio importante de la vida por vivir”. Pobrecilla ¡cuánta imaginación tenía!
    Muy bueno, Miguel.

  • el 29 de marzo, 2015 a las 19:45
    Permalink

    Muy buena esa suegra. Cada día más divertida.

    Ana.

  • el 30 de marzo, 2015 a las 11:42
    Permalink

    Una suegra muy franquista y muy mentirosa, pero simpática.

    Un saludo a Miguel.

  • el 2 de abril, 2015 a las 22:39
    Permalink

    Vaya suegra tan presumida. Me ha gustado mucho.
    Le felicito.
    Atentamente
    Guadalupe AguilerA

  • el 3 de abril, 2015 a las 21:32
    Permalink

    Gracias siempre a Conchi, Ana, M. Angeles, Alberto y Guadalupe, por vuestros comentarios tan amables.

    Un saludo afectuoso a todos.

Comentarios cerrados.