¿No hay Administrador?

ObejasNuestra forma de vida se parece a una feria. Los rebaños y manadas pasan para ser vendidas, y la mayor parte de la gente a comprar y vender. Pero hay solamente unos pocos que vienen solo a ver la feria, a preguntar cómo y porqué se celebra, con qué autoridad y cuál es el objeto. Lo mismo que en esta gran feria de la vida, algunos, como el ganando, no se preocupan más que de una cosa, el forraje.
¡Sabed todos vosotros, que os ocupáis de la tierra, criados y puestos públicos, que estos no son sino forraje!. Unos pocos asisten a la feria porque les encanta contemplar como es el mundo, quien es Él que lo administra. ¿Es que no hay Administrador? ¿Es posible, que si ninguna ciudad u hogar puede pasar ni por un momento sin uno que la administre y cuide de su bienestar, esta fábrica, tan hermosa, tan enorme, pudiera estar administrada tan armoniosamente, sin ningún propósito y por la ciega casualidad? Hay por lo tanto un Administrador. ¿Cuál es Su naturaleza y como administra?¿Y quién somos nosotros sus hijos y qué trabajo hemos venido a realizar? ¿Tenemos nosotros alguna relación con Él o no?
Esa es la impresión de unos pocos de quienes hablo y hay más, se aplican solamente en considerar y examinar la gran reunión antes de partir. Bien, o son burlados por la multitud, lo mismo que los visitadores por los comerciantes: si, y si las bestias tuvieran algún sentido, ellos se burlarían de todos aquellos que no pensaron en otra cosa que en el forraje!

La elección del líder
Es difícil combinar estos dos principios, el cuidado de uno que está afectado por las circunstancias, y la osadía de quien no le importa en absoluto. Pero no es imposible: de otro modo sería la felicidad también imposible. Deberíamos actuar como en la mar-
“¿Qué puedo hacer?”- Escoger al patrón, la tripulación, el día, la oportunidad. Después puede venir una repentina tormenta. ¿Qué me importa a mí? Yo he cumplido con mi tarea. El asunto está en manos de otro- el patrón del barco. El barco se hunde. ¿Qué tengo que hacer? Yo hago lo único que me queda por hacer -ahogarme sin temor, sin un grito- sin maldecir a Dios, sino sabiendo que lo que ha nacido, debe de igual modo perecer. Pues yo no soy Eterno, sino un ser humano -una parte del Todo-, como una hora que es parte del día. Debo venir como una hora y como una hora debo pasar.

miguel2Miguel Correa

3 comentarios sobre “¿No hay Administrador?

  • el 1 de febrero, 2015 a las 21:40
    Permalink

    Hola Miguel, terminas diciendo: “Debo venir como una hora y como una hora debo pasar”. Pero mientras dure ese tiempo yo estoy de acuerdo con lo que dice el filósofo Epicteto: “No olvides que eres actor en una obra, corta o larga, cuyo autor te ha confiado un papel determinado, y ya sea este papel el de mendigo, príncipe, cojo o simplemente particular, procura realizarlo lo mejor que puedas, porque si ciertamente no depende de ti escoger el papel que has de representar, si el de representarlo debidamente”.
    Recibe un cariñoso saludo
    Atentamente
    Guadalupe Aguilera.

  • el 2 de febrero, 2015 a las 19:16
    Permalink

    Estoy de acuerdo contigo, Guadalupe, la vida es como una obra de teatro compuesta en tres actos, puvertad, madurez y vejez. Lo que no está escrito es cuanto tiempo interviene cada uno y a algunos solamente se les permite actuar en el primer acto. Aprovechemos el tiempo que tenemos porque no es oro para disfrutar mañana. Gracias por tu cometario- Miguel

  • el 2 de febrero, 2015 a las 19:49
    Permalink

    La filosofia es muy dificil de entender para la gran mayoria y si a esto le añadimos los grandes problemas cotidianos pues lo normal es que las personas se hagan mas pragmaticas y traten de no ver mas alla. Y los que solo se procupan del forraje pronto se daran cuenta de que la vida en el universo es un abrir y cerrar de ojos.Por lo tanto hay que vivir y dejar vivir. Me gusta

Comentarios cerrados.